Se trata de pequeños que cursan pre kínder, kínder y primer año básico de cinco comunas de la provincia, y que gracias a este programa de Conaf aprenden a valorar su entorno natural.

Más de ochocientos estudiantes de pre kínder, kínder y primer año básico de cinco comunas de la Provincia de Biobío culminaron su participación en la actividad especial del Programa de Educación Ambiental de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), denominada “Forestacuentos”. Este proceso educativo tiene por objetivo inculcar valores y conductas positivas hacia el cuidado del medio ambiente y la prevención de los incendios forestales en estudiantes que viven en zonas de interfaz.

Es así como once establecimientos educacionales de las comunas de Los Ángeles, Mulchén, Cabrero, Laja y Yumbel, realizaron durante estos días las ceremonias de cierre de esta actividad. Durante todo el año, estudiantes y docentes trabajaron con este programa educativo cuya etapa final es la elaboración de un cuento, que contiene todo lo aprendido por los pequeños, y en donde el protagonista principal es Forestin.

El jefe provincial de Conaf Biobío, Miguel Muñoz Parada, indicó que, “debido a las restricciones que tuvimos este año producto de la pandemia, es que queremos agradecer y destacar el compromiso de los más de treinta educadoras y profesores de los establecimientos que participaron con ‘Forestacuentos’, en nuestra provincia. Para nosotros es clave fomentar el cuidado al medio ambiente en los más pequeños, ya que son ellos los agentes replicadores del mensaje preventivo y las educadoras contribuyeron en gran medida a lograr este objetivo”.

Agregó que los once establecimientos que participaron en Forestacuentos, “se encuentran localizados en zonas de interfaz, con alta ocurrencia de incendios forestales, es por eso que a principio de año entregamos todo el material didáctico y audiovisual para motivar a los niños a comprometerse con Forestín y fomentar en ellos conductas positivas de protección al entorno natural”.

Ambar Albornoz, educadora de párvulos de escuela Itilhue, de la zona de interfaz de San Carlos de Purén en Los Ángeles, destacó que el material de Forestacuentos “fue muy útil, lo trabajamos en línea y también de manera presencial con los niños, a ellos les llamó la atención la historia de Forestín, y en base a eso es que generaron diversos minicuentos que finalmente se agruparon en un cuento final, el cual fue entregado a Conaf”.

Forestacuentos forma parte de las actividades del componente de educación ambiental del que tiene el programa “Prevención de incendios forestales en zonas de interfaz de la Región del Biobío”, diseñado y ejecutado por Conaf y financiado por el Gobierno Regional.

El programa preventivo antes mencionado tiene como objetivo disminuir el impacto social, ambiental y económico que produce la ocurrencia de un incendio forestal en las zonas de interfaz de 20 comunas críticas de ocurrencia de incendios forestales en la Región de Biobío.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here