Durante la semana de la lactancia materna, la profesional destacó los beneficios de esta forma de alimentación tanto para los infantes, las madres e incluso para el medio ambiente.

Entre el 1 y el 7 de agosto se celebra en todo el mundo la Semana de la Lactancia Materna, fecha promovida por la Organización Mundial de la Salud y la UNICEF desde 1992. Este año la consigna es “Proteger la Lactancia Materna: Una responsabilidad compartida”, prisma bajo el que se organizan diferentes actividades para concientizar a la población.

Nicole Lasserre, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de Santo Tomás Los Ángeles y experta en el tema de la lactancia materna, destacó que una de las vías para lograrlo es la promoción y defensa de la lactancia en la sociedad, a través de compartir experiencias entre grupos de apoyo a madres, parteras, consultoras de lactancia, pediatras, obstetras, sindicatos, y el equipo de salud en general.

Al parecer cada año se están descubriendo nuevos beneficios del amamantamiento, ¿cuáles son los más importantes según su criterio?

Dentro de los beneficios para el niño o niña se encuentran el vínculo madre-hijo(a), apego, la reducción de enfermedades infecciosas (diarreas, virus respiratorios), alergias, trastornos conductuales, contribuye al neurodesarrollo, guía la colonización intestinal con bacterias beneficiosas y es un factor protector contra la obesidad infantil a través de diversos mecanismos, siendo uno de ellos la influencia que tiene la lactancia materna en las preferencias alimentarias y en el desarrollo de la conducta alimentaria durante la infancia.

En la madre contribuye a recuperar el peso pregestacional y evitar la depresión postparto entre otros beneficios, a nivel económico evita la compra de fórmulas comerciales costosas y también evita costos médicos asociados a intervenciones y hospitalizaciones por la mejor salud del bebé. Todos estos beneficios se traducen a corto, mediano y largo plazo en una mejor salud para la población y para el medio ambiente.

¿Por qué “Proteger la Lactancia Materna: Una Responsabilidad Compartida” es el lema de este año?

El lema de este año está dirigido a informar a la comunidad y crear redes efectivas de apoyo a la lactancia materna, comprendiendo que en todas áreas de desarrollo es posible contribuir y fomentar esta actividad. Primero, los padres, quienes al involucrarse y apoyar en el cuidado del bebé influyen de manera positiva en la lactancia y la relación parental.

La decisión de amantar al recién nacido es de la mujer antes que todo y de la pareja, sin embargo, los beneficios de la lactancia materna han sido ampliamente descritos en la evidencia científica, tanto para el lactante que la recibe como para la madre e incluso a nivel sanitario y para el medioambiente.

Usted insiste en que la comunidad juega también un rol importante en este proceso que por definición es tan íntimo del núcleo familiar. Nos puede explicar un poco más.

Los miembros de la comunidad participan activamente promocionando y defendiendo la lactancia en la sociedad y compartiendo experiencias. Los grupos de apoyo a madres, parteras, consultoras de lactancia, los y las pediatras, obstetras y el equipo de salud en general son fundamentales.

Incluso los propios sindicatos y organizaciones laborales cumplen a su vez un rol importante al velar por la protección social y los derechos de la lactancia ya que el retorno laboral es una de las brechas más relevantes en la deserción de la lactancia. Así también se incluye de forma especial a los y las nutricionistas, organizaciones ecologistas, los jóvenes y las universidades. Cada uno de estos grupos puede cumplir un rol en la protección y fomento de la lactancia materna adicional al marco regulatorio de las políticas públicas y legislaciones.

COMBATIENDO LA OBESIDAD

Respecto al tema de la Obesidad Infantil, ¿hay evidencia científica de que a mayor lactancia menor riesgo de obesidad?

Este es un tema donde hay mucha información y que yo he investigado mucho dado que la obesidad sigue siendo un problema de salud pública a nivel mundial. El 2017 comenzamos un proyecto para analizar cuáles son los mecanismos que confieren ese rol protector de la leche materna, nos planteamos evaluar el rol de la lactancia en la obesidad infantil, puntualmente en la ingesta de energía que tenían los niños.

El año 2019 envié dos trabajos de investigación derivados del proyecto de lactancia al Congreso Iberoamericano de Lactancia Materna de la ALAPE (asociación latinoamericana de Pediatría) a desarrollarse en Lima, Perú, ambos quedaron aceptados y con uno de ellos obtuve el Primer Lugar en presentaciones científicas del Congreso, una sorpresa increíble y además gran experiencia ya que conocí a importantes referentes en la temática como el Dr. Patricio Talayero quien creó la página e-lactancia. Así seguimos hasta el día de hoy investigando en torno a la lactancia, generando más evidencia e incluyendo esta temática de forma importante en la formación de nutricionistas.

DESAFÍOS EN CHILE

¿Cuál es la radiografía actual de nuestro país?

En el caso de Chile, los últimos datos oficinales del MINSAL indican que un 50% de las madres amamantan a sus hijos e hijas hasta los 6 meses, el doble de lo que se amantaba en la década de los 90, reflejando las diversas políticas públicas enfocadas promover la lactancia materna y la salud del binomio madre-hijo (a).

Por otro, hay datos no oficiales aún que sostienen que el año 2020 la prevalencia de lactancia exclusiva al 6to mes sería de 61%, a pesar de la pandemia. Dentro de las estrategias están la extensión del período postnatal parental de 12 a 24 semanas (Ley núm 20.545), implementación de clínicas de lactancia, el programa Chile Crece Contigo, la Ley de protección a la lactancia materna y al amamantamiento publicada el año pasado (Ley núm. 21.155) que reconoce el valor fundamental de la maternidad y del derecho a la lactancia materna, así como el derecho de las madres a amamantar libremente a sus hijos e hijas.

¿Cuáles son los principales desafíos para nuestro país en este tema?

Aún hay mucho trabajo por realizar, los Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna han ayudado mucho, pero falta por ejemplo, que todo el personal sanitario se capacite en la temática para fomentar su duración y exclusividad.  Las experiencias satisfactorias de parto se relacionan con mayor duración de lactancia también. Además, se deben aumentar las clínicas de lactancia y el apoyo domiciliario para las madres en ese período, otorgar más recursos a la creación de grupos de apoyo a la lactancia, generar espacios de certificación en consejería de lactancia, habilitación de lactarios específicos para mujeres que retornan al mundo laboral e incluso considerar el aumento del período postnatal, pues se ha demostrado que es una estrategia efectiva.

Por último, pero no menos importante, es seguir generando nuevo conocimiento para el diseño de estrategias socio-sanitarias basadas en evidencia científica, para ello fomentar la investigación, disponer recursos en la primera infancia y disponer de información local para aumentar la efectividad de las intervenciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here