La llamada Ciberseguridad de lo cotidiano es fundamental en esta época en que el comercio online ya está instalado en nuestro ADN y que día a día nuestros datos están expuestos. Experto entrega algunos consejos infalibles y pone atención en detalles que no siempre atendemos.

¿Tienes guardadas tus contraseñas en un Word o documento de drive? Quizá estás cometiendo un error que lleve a que éstas sean hackeadas y tus cuentas sufran una vulneración por parte de los ciberdelincuentes, que están siempre atentos a cualquier equivocación.

Desde el inicio de la pandemia, somos más dependientes de las plataformas/dispositivos digitales, se lanzan nuevos productos o se estrenan nuevas aplicaciones. Sin embargo, el mundo cibernético sigue siendo una caja negra para muchos, pues utilizamos estas nuevas tecnologías, pero no sabemos bien cómo funcionan por detrás o qué implicancias tienen ciertas acciones. Por esta razón, de vez en cuando nos encontramos con noticias tales como que un banco ha sido hackeado o que se filtraron fotos de algún famoso.

Las más atacadas son nuestras tarjetas de débito y crédito, que están expuestas a clonaciones o robos de claves, que finalmente nos exponen a fraudes millonarios.

¿Cómo evitarlos? Javier Benavides, experto en ciberseguridad y CTO de neatpagos.com, nos entrega una serie de consejos que toda persona debe considerar, en lo que llamaremos la “ciberseguridad de lo cotidiano”.

¿Qué debemos considerar?

Debemos asegurarnos de que la página que estamos visitando tenga certificaciones, para asegurar que los datos sensibles de nuestras tarjetas estén asegurados. Evitar dejar los datos en la página de un comercio específico y verificar que a la hora de pagar, esta nos lleve a un sitio de procesadores de pagos, como Transbank o Servipag, que son muy seguros.

Es muy importante que nuestros datos queden almacenados con los protocolos correctos, y Transbank tiene dichos protocolos, por lo que los comercios deberían dejarle la tarea al procesador de pagos elegido. “Por ejemplo, si una panadería vende tortas, ellos no tienen la infraestructura de pago, sino que se conectan con alguien que le ofrezca dicha infraestructura, deben asociarse a un procesador de pagos”.

Otra recomendación es la de fijarse en el link al que se está ingresando. Lo primero es que estos tengan un candado verde, lo que asegura es que la información entre tú y el servidor en el que está montado la página, está encriptada, para que no pueda ser descifrada por un ente externo.

En el caso de las empresas, éstas están siempre muy expuestas a ataques externos, por lo que después que estos ocurren, deben realizar una auditoría, para saber cómo se filtró la información, quien fue el responsable, si es de alguien interno o externo, o causa de una vulnerabilidad que no atacaste con anterioridad.

Si dejo enrolada mi tarjeta en una página, dejar una clave muy segura, ya que lo primero que hacen los hacker es reconocer la clave. Hay que usar claves largas, complejas y claves distintas en cada una de las páginas utilizadas, de cada banco, del Servicio de Impuestos Internos, entre otros.

¿Dónde guardas tus contraseñas? Muchas personas las guardan en un documento de Word en el computador o en un drive, lo que los expone a que, si son hackeados, los ciberdelincuentes conozcan todas las contraseñas. Aunque parezca del siglo pasado, las claves están más seguras en un papel en el velador, que en un PC. Otra opción es que si las dejo en un documento dentro de un dispositivo, no poner el nombre ni escribir a qué corresponde cada contraseña.

Finalmente, si una plataforma ofrece medidas de seguridad extra, como poner un PIN que llega al celular, o alguna tercera clave, es mejor aceptarlas, porque todos estos segundos factores de autentificación, nos están protegiendo.

Neat protege tu información

Neatpagos.com es una plataforma que transforma los pagos con tarjeta en una transferencia bancaria, lo que permite poder responder ante compromisos, como el arriendo, gastos comunes, que habitualmente no reciben tarjetas de crédito.

Sin embargo, Neat no guarda los números de las tarjetas, ni el CVV ni la fecha de expiración. Esto se considera como una medida muy importante a la hora de revocar cualquier autorización que registres en Neat, pues hoy ser víctima de un ataque informático es cada vez más común.

¿Cómo funciona? Neat utiliza la plataforma de Transbank, para generar los pagos, por lo que los datos los almacena este procesador de pagos, otorgando total seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here