Por Juan Antonio Montes Varas

Director Acción Familia

Como Ud. sabe, el próximo 15 y 16 de mayo, si la cuarentena lo permite, tendrán lugar las elecciones municipales, de gobernadores regionales y de convencionales constituyentes.

Son tantos los candidatos para ocupar los cargos para cada uno de estos puestos que, exagerando un poco, casi se podría decir que hay más candidatos que electores.

Es natural que, en medio de esta verdadera selva de caras, de nombres, de eslóganes y de muy poca referencia a los conglomerados políticos a los cuales cada uno pertenece, quedemos sin saber por quién se debe votar de acuerdo a nuestros principios morales católicos.

Lógicamente que habrá opciones en que estos valores serán más decisivo. Por ejemplo, en la elección para los convencionales constituyentes, importará sobre manera saber qué opinan ellos sobre temas como familia, rol preferente de los padres para educar a sus hijos, rol subsidiario del Estado, y otros temas sobre los cuales es difícil que un mero cartel nos aclare la posición de esos candidatos.

Pero, si sabemos bien cuáles deberán ser nuestros criterios para votar, al menos tendremos una parte de la incógnita resuelta. Será trabajo de cada uno ver si los candidatos a los cuales tenemos pensado apoyar responden bien a esos criterios.

Pasamos entonces a dar algunas de las enseñanzas dadas a conocer por autoridades eclesiásticas de Chile y otros países que han estado recientemente en elecciones en nuestro Continente.

Comencemos por la opinión de los Obispos peruanos por ocasión de las elecciones celebradas el pasado 11 de abril en ese país vecino:

El Obispo Prelado de Moyobamba (Perú), Mons. Rafael Escudero López-Brea, pidió a los católicos discernir bien su voto y recordó que ningún fiel debe apoyar a partidos o candidatos que promuevan el aborto, la eutanasia o la ideología de género.

“Ante las próximas elecciones a la presidencia del Perú, quiero recordar que ningún católico debe apoyar con su voto a candidatos o partidos que promuevan el aborto, la eutanasia, las uniones homosexuales y la ideología de género, si no quiere hacerse cómplice de tales perversiones”, dijo el Prelado originario de España, y que sirve en esta jurisdicción en la región amazónica de San Martín.

“Les invito a que ejerzan su derecho al voto con libertad y responsabilidad moral, recordando siempre que la ley de Dios está por encima de cualquier ley humana”, alentó.

“El Rosario ha demostrado su poder para cambiar la historia. Las elecciones son el 11 de abril, imploro a los católicos de la Prelatura a unirse en oración por el triunfo de los candidatos cristianos en el Perú, pues la lucha no es ‘contra enemigos de carne y sangre, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio’ (Efesios 6: 12)”.

Por su parte, el Arzobispo de la importante ciudad de Arequipa, Javier del Río Alba, instó a los fieles a no votar por los candidatos presidenciales Alfredo Barnechea y Verónika Mendoza del Frente Amplio. El prelado de la Iglesia Católica afirmó al respecto que: “Hay candidatos a la presidencia de la República que han dicho abiertamente… que ellos están a favor del aborto y el matrimonio gay. Un católico no puede votar por estos candidatos… ¡Es pecado!”.

¿Y qué nos recuerdan los Obispos chilenos?

En reciente declaración de la Conferencia Episcopal chilena al respecto de los criterios que deben iluminar la conciencia de los católicos a la hora de votar por los candidatos a la Convención constituyente, el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal señala:

“El primero de los derechos humanos es el derecho a la vida: ‘a cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona’”.

“A pesar de lo fundamental de este principio, no pocas veces criterios eficientitas e ideologías consiguen hacerse oídos en la sensibilidad de la cultura contemporánea proponiendo soluciones superficiales al drama de la vida humana. La inmoralidad del aborto y la eutanasia se encuentran entre las enseñanzas constantes de la Iglesia en estas materias. El magisterio eclesial nos explicita (…) en torno a estos temas (que ni) en el aborto, la eutanasia, ni en cualquier otra propuesta que pase por instrumentalizar vidas humanas (puede ser solución a ningún problema social)”.

Con relación a la familia, el documento de la Conferencia Episcopal señala que:

“La Iglesia considera la familia como la primera sociedad natural, titular de derechos propios y originarios, y la sitúa en el centro de la vida social: relegar la familia a un papel subalterno y secundario, excluyéndola del lugar que le compete en la sociedad, significa causar un grave daño al auténtico crecimiento de todo el cuerpo social. Todo modelo social que busque el bien del hombre no puede prescindir de la centralidad y de la responsabilidad social de la familia”.

Obviamente que, al referirse a la familia, el documento considera que ella debe estar constituida por esposos de distinto sexo y abiertos a recibir a los hijos.

Agregan los Obispos firmantes que: “Corresponde a la sociedad y a quienes tienen mayor responsabilidad en ella cuidar la familia estimular la estabilidad de la unión conyugal, acompañar en su rol educativo, ayudar a superar los riesgos que la amenazan. Bajo el principio de subsidiaridad corresponde al Estado auxiliar a la familia en sus necesidades y respetar su autonomía”.

Tales enseñanzas son enteramente coherentes con lo que la moral católica siempre enseñó al respecto.

Con relación al tema de la propiedad privada, puesta hoy en jaque por quienes siguen la ideología marxista y saludan al natalicio de Lenín como uno de los hitos de la historia, los obispos chilenos señalan que el: “Destino y uso universal (de los bienes)  no significan que todo esté a disposición de cada uno o de todos, ni tampoco que la misma cosa sirva o pertenezca a cada uno o a todos” . En este sentido la enseñanza social cristiana ha sostenido siempre la propiedad privada “absolutamente necesaria para la autonomía personal y familiar.”

Le dejamos aquí, estimado radioyente, algunas de las enseñanzas de la Iglesia de todos los tiempos y que constituye doctrina común de la moral católica.

Ellas podrán ayudarlo a orientar su voto de acuerdo a su conciencia de católico. Le recomendamos que antes de concurrir a las urnas se informe bien de lo que piensan los candidatos que se presentan por su circunscripción sobre los temas a los que hemos hecho referencia, o sea su posición respecto del aborto, de la eutanasia, del ros subsidiario del Estado y del derecho de propiedad privada.

Quizá Ud. me diga que es difícil poder comunicarse con los candidatos para saber su opinión respecto a estos temas. Es verdad, sin embargo, hay algunas posiciones que ya están claras para todos.

Por ejemplo, como fue público y notorio el Frente Amplio anunció que retiraba su apoyo a la candidatura independiente de Camila Polizzi, debido a que en un debate televisivo ella señaló que el aborto “debe ser en casos específicos, no en cualquier caso”. Al respecto, desde el FA señalaron que la postulante “no representa los principios políticos del Frente Amplio y, por tanto, no contará con nuestro respaldo”.

Ahora, si por manifestarse contra el aborto “en todos los casos”, el Frente Amplio le retira el apoyo, quiere decir que todos los candidatos que se presentarán con su apoyo serán abortistas, y en consecuencia, ningún católico puede votar a favor de ellos.

Si no puede saber qué piensan los candidatos, al menos podrá informarse de la posición que tienen aquellos que lo presentan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here