La construcción de más tres 3 kilómetros de línea de media tensión, además de la instalación de un equipo de maniobras que permitan interconectar la red, forman parte de un nuevo proyecto que Frontel está implementando en el sector rural de Turquía-Planchada, en la comuna de San Rosendo.

Fue el gerente zonal de Frontel Biobío Ñuble, Fernando Caire, quien entregó detalles de esta iniciativa; al respecto, sostuvo que este proyecto “contempla la instalación de 3,2 kilómetros de línea eléctrica protegida, que evita –por ejemplo- que se registren cortes de luz a consecuencia de la caída de ramas, hojas o árboles sobre el tendido eléctrico”.

Estas obras tienen la particularidad de que los cables que forman parte de esta nueva línea de tendido eléctrico son de aluminio protegido, lo que contribuye a disminuir la frecuencia de las fallas, logrando una mayor continuidad de suministro.

De igual forma, Caire detalló que estos trabajos “permitirán proporcionar mayor flexibilidad operacional de la red eléctrica existente, beneficiando a alrededor de 400 familias del sector rural de San Rosendo”.

Cabe mencionar que el equipo de maniobras que será instalado en la comuna es de última tecnología y permitirá recuperar el suministro en el menor tiempo posible en caso de que se produzca un corte de luz. Esto, porque brindará la posibilidad de contar con otras alternativas de alimentación a este sector rural de San Rosendo en caso de registrarse una falla en la zona favorecida por este proyecto.

“La implementación de esta nueva línea busca disponer de diferentes alternativas para que la cantidad de afectados sea la menor posible y, de esta forma, automatizar dicha red y que la comuna pueda disfrutar de una buena calidad de suministro eléctrico y con una construcción de primer nivel”, puntualizó el ejecutivo.

En este contexto, Caire explicó que la digitalización que se logra con la instalación de equipos de maniobra a distancia en la red permite, por ejemplo, identificar de manera inmediata una zona y cantidad de clientes afectados por un corte de energía, además de acotar o aislar al máximo la zona donde se registra la falla (ya sea por la caída de un árbol o un poste chocado, entre otras causas) y realizar una transferencia de clientes de un alimentador a otro a fin de reponer el suministro en pocos minutos, sin que sea necesario esperar la llegada de una brigada.

Es preciso destacar que la puesta en servicio de este proyecto está agendada para julio de 2021 y las obras están siendo ejecutadas con todas las medidas impuestas por la autoridad sanitaria en el contexto de la actual pandemia que afecta a nuestro país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here