765 fiscalizaciones realizó la SEREMI de Salud del Biobío, en el contexto del programa de Semana Santa, orientadas a disminuir el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos, cifra que supera con creces las 223 inspecciones realizadas en igual período del 2020.

Del total de fiscalizaciones 553 radicaron en la provincia de Concepción, 157 en Biobío y 55 en Arauco, las que dieron origen a 6 sumarios sanitarios, todos concentrados en la provincia de Biobío.

El proceso de control, iniciado el 22 de marzo, permitió además el decomiso de 3.008,4 kilos de productos del mar, 2.270,3 kilogramos correspondieron a la provincia de Biobío y 238,1 a Concepción.

“Este año, a través de nuestra Unidad de Seguridad Alimentaria intensificamos las inspecciones a puntos de venta de pescados y mariscos, así como al transporte de carga de estos productos en Semana Santa, pasando de 223 inspecciones el 2020 a 765 el presente año.  El trabajo de control realizado del 22 de marzo al 04 de abril, dio origen a 6 sumarios sanitarios, todos concentrados en la provincia de Biobío, además de más de 3 toneladas de productos decomisados”, destacó el Seremi de Salud del Biobío, Héctor Muñoz.

Provincia N° Fiscalizaciones Sumarios Sanitarios       Decomisos (kg)
Concepción

 

553 00 238,1
Biobío

 

157 06 2.770,3
Arauco 55 00 0

 

Total 765 06 3.008,4

 

Respecto a las causales de sumarios, 2 fueron por pérdida de cadena de frío, 2 por vehículo sin autorización sanitaria, 1 por alimentos alterados y 1 por deficiencias sanitarias.

Respecto a los decomisos, 1.733 kilogramos fueron por características organolépticas alteradas, 1.128 kgs. por pérdida de cadena de frío, 109,1 kgs. por procedencia desconocida y 38,8 kilogramos por no contar con autorización sanitaria.

“Las causales de sumarios se concentraron en pérdida de cadena de frío, vehículos sin autorización sanitaria para el transporte, alimentos alteradas y deficiencias sanitarias.  Las causales de decomisos, en tanto, tuvieron como causal características organolépticas alteradas, pérdida de cadena de frío, procedencia desconocida y falta de autorización sanitaria”, añadió Muñoz.

Los equipos fiscalizadores supervisaron en locales de venta y transporte aspectos relativos a temperatura, procedencia, características organolépticas de los productos, autorizaciones sanitarias, condiciones sanitarias en venta, manipulación de alimentos, mantención de frío, eviscerado de pescados, buenas prácticas de manufactura, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here