Ángela Vergara Ureta Directora de Extensión y Comunicaciones Santo Tomás Los Ángeles Presidenta del Comité Ciudadano del Agua de la Provincia del Biobío.

Por Ángela Vergara Ureta

Directora de Extensión y Comunicaciones Santo Tomás Los Ángeles

Presidenta del Comité Ciudadano del Agua de la Provincia del Biobío

Desde hace casi 30 años, cada 22 de marzo se celebra en el mundo entero el Día Internacional del Agua, la iniciativa surgió en el marco de una Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Medio Ambiente y luego, el agua se posicionó como el sexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la ONU.

En Los Ángeles, en tanto, hoy nace el Primer Consejo Ciudadano por el Agua de la Provincia del Biobío, convocado por Essbío, quien invitando a actores de la academia (INACAP y Santo Tomás Los Ángeles), sociedad civil (Unión de Juntas de Vecinos Urbana y Cuerpo de Bomberos), sindicato (Essbio) y empresa, lanza esta iniciativa con el objetivo de generar las instancias y propuestas necesarias para que los actores locales podamos aportar al cumplimiento del ODS #6 de la ONU: Agua y Saneamiento para todos antes del 2030.

El desarrollo de nuestra provincia ha significado una mejor calidad de vida en distintos aspectos para muchas familias en los últimos 10 años, sin embargo, según los datos entregados por la autoridad, más de 12 mil 700 personas reciben agua potable a través de camiones aljibes cada día, en 13 de las 14 comunas de la provincia. Ello sin duda contrasta con los generosos caudales de agua que significan tener el río Biobío y al río Laja en “el patio de la casa”.

La necesidad de reestablecer el equilibrio de nuestros recursos hídricos en el marco del actual crecimiento de la población, las demandas de la agricultura y los efectos del cambio climático es evidente.

El Primer Consejo Ciudadano del Agua ha fijado ya una hoja de ruta para este año que esperamos sea el primer paso de un largo camino colaborativo.  Entre los temas que invitaremos a conversar están por ejemplo la cultura. Levantar la importancia del patrimonio hídrico que históricamente ha marcado nuestra provincia nos parece esencial. Recuperar la historia y hacerla parte del orgullo local es uno de los objetivos iniciales. Recordemos, por ejemplo, que el primer nombre que recibió la zona que hoy habitamos fue “Isla de la Laja” por su ubicación entre los dos importantes ríos antes mencionados. Por otro lado, han surgido temas tan relevantes como la administración de las aguas potables rurales, el cuidado del río Quilque, las preocupaciones comunales sobre las crecidas del Biobío y el Laja. En fin, los temas, como saben, son muchos, pero hoy estamos poniendo una primera piedra.

Como señala la ONU, “la forma en que valoramos el agua determina cómo se gestiona y se comparte. El valor del agua es mucho más que su precio: el agua tiene un valor enorme y complejo para nuestros hogares, la cultura, la salud, la educación, la economía y la integridad de nuestro entorno natural. Si pasamos por alto alguno de estos valores, corremos el riesgo de gestionar mal este recurso finito e insustituible”.

Los consejos ciudadanos del agua están actualmente operativos en las regiones de O´Higgins, Maule, Ñuble y Biobío. En nuestra provincia sesionará todos los meses e invitaremos a las organizaciones interesadas en participar a incorporarse al consejo, según los desafíos que se defina abordar.

Los estudios internacionales para 2040, proyectan que la demanda mundial de energía aumentará en más del 25% y que la de agua se incremente más del 50%. Esperamos entonces comenzar hoy, como ciudadanos, a construir para dejarle un mejor lugar a nuestros nietos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here