Probablemente, la mayoría de las personas dejen el mantenimiento de su hogar para último minuto. Muchas veces, prestamos atención cuando el daño ocasionado se vuelve difícil de ignorar. A continuación, un especialista te revelará todo lo que debes saber para que no te vuelva a suceder.

José Lizana, jefe de carrera de Mantenimiento Industrial del IP Santo Tomás San Joaquín expone cuatro focos que debes tener en consideración para mantener tu hogar en buen estado.

Revisión Eléctrica

El experto comenta que, en caso de no querer contratar a un especialista, se puede realizar una inspección visual y de esta forma verificar que las conexiones eléctricas estén ajustadas y no sueltas.

“Esta inspección se debe hacer cada vez que exista manipulación de los centros de carga, ampliación del hogar o al menos cada 5 años”, advierte el profesional.

Dentro de las revisiones que se deben verificar, puedes considerar las siguientes:

Pruebas de aislamiento, pruebas de potencia, pruebas a los dispositivos de protección y pruebas de conexión a tierra.

Revisión Estructural

“Todas las casas construidas con concreto pueden presentar diferentes fallos, los cuales pueden ser arquitectónicos (estéticos) o estructurales por lo que es esencial diferenciarlos”, señala el especialista.

El jefe de carrera comenta que, si existen agrietamientos de paredes, vigas y columnas, es necesaria la asistencia de un profesional en ingeniería para garantizar que las fallas no sean estructurales, debido a que con movimientos sísmicos se pueden generar grandes daños.

Por ello, es recomendable hacer esta inspección cada vez que suceda un evento sísmico y se evidencien gritas superiores a 1.5 y 3 mm o más en paredes.

Revisión Mecánica

José Lizana sugiere limpiar periódicamente el sistema de aguas negras, cada 6 meses los sifones, las trampas de grasa y cenicero. De esta forma, se evitan obstrucciones en la tubería por la acumulación de grasas y residuos.

El experto recalca que no se deben desechar grasas, aceites y residuos por las tuberías, ya que pueden provocar que se tapen.

Revisión Arquitectónica

Por lo menos una vez al año se deben revisar los techos. De esta manera, “evitamos la corrosión o alguna filtración que requiera de algún cambio de lámina o tornillería provocado la dilatación térmica y la lluvia”, dice el especialista.

La pintura se debe revisar entre una a dos veces al año, debido a los factores climáticos, la presencia de agua, entre otros. En caso de evidenciar algún desprendimiento, se debe verificar si es un problema propio del material o de un agente diferente como, por ejemplo, la humedad.

Para las canoas y bajantes el mantenimiento es mínimo, siempre y cuando no se hayan fracturado o presenten corrosión. Lizana recomienda verificar que no haya residuos que puedan provocar un estancamiento en los elementos y dañen el sistema.

Para las puertas, el experto indica que “son de fácil mantenimiento, lo necesario a revisar son bisagras y cerraduras, las cuales requieren estar lubricadas para su buen funcionamiento”.

En el caso de las ventanas, el profesional aconseja “mantenerlas limpias y sin ningún obstáculo en los marcos, para evitar algún tipo de daño en la estructura”.

Por último, es necesario corroborar que no existan filtraciones alrededor del marco, pero si así fuera, el experto comenta que se puede reparar poniendo silicón alrededor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here