En enero del 2021, el Instituto Profesional tomasino recibió una importante noticia de parte del Consejo Nacional de Acreditación. Fue acreditado en Nivel Avanzado en calidad por 5 años. Al mismo tiempo, se perfecciona el formato de clases online y flexibilidad para cursar materias. El próximo desafío es adscribirse a gratuidad para el proceso de matrículas 2022.

La nueva ley de Educación Superior, N° 21.901, estableció que existen acreditaciones obligatorias para todas las casas de estudios. Se trata de las áreas de Gestión Institucional y Docencia de Pregrado.  Bajo estas reglas del proceso, afectado de modo importante por la pandemia, el IP Santo Tomás Los Ángeles ratificó los propósitos de su Proyecto Educativo al obtener la acreditación en Nivel Avanzado por un período de cinco años.

“La acreditación que es la vara de calidad con la que mide el Ministerio de Educación. Por eso, estamos muy contentos. Creo que es un resultado justo para todos los esfuerzos que llevamos haciendo por años, confirmando una larga tradición en Educación Superior. Estamos dentro del grupo al que creemos debemos pertenecer”, expresó Rodrigo Mosquera Director Académico del Instituto Profesional Santo Tomás Los Ángeles.

La última vez que el instituto tomasino vivió un proceso de acreditación fue entre los años 2016 y 2017.  A propósito de ello, Rodrigo Mosquera recordó: “Más de un año toma la preparación y entregar toda la información requerida por el Ministerio de Educación. Te visitan, evalúan, se entrevistan con autoridades a nivel nacional, y de las respectivas sedes, también con los estudiantes. Los evaluadores corroboran cada una de las cosas que nosotros decimos”.

A diferencia de este último proceso, en el 2020 la acreditación estuvo marcada por tiempos difíciles para todo el país. La pandemia por el COVID19 y la consolidación de lo virtual desplazó a la presencialidad en la realización de las entrevistas que la Comisión Nacional de Acreditación realiza a toda la comunidad educativa.

ACREDITACIÓN Y GRATUIDAD

Antes de la última modificación a la Ley de Educación Superior, el proceso de acreditación era voluntario. Esto les permitía a las instituciones, al obtener cierta cantidad de años, beneficiar a sus estudiantes con becas y financiamientos del Estado. Con la nueva normativa, la acreditación es el primer paso para acceder a la gratuidad.

Por ejemplo, el Centro de Formación Técnica Santo Tomás Los Ángeles recibió su acreditación por cinco años a partir del 2020, sello que lo le dio el visto bueno para aspirar a tener gratuidad a disposición de los estudiantes.  De la misma manera quiere progresar el Instituto Profesional Santo Tomás. Con su acreditación por 5 años, postulará a la gratuidad para que el beneficio quede habilitado desde el 2022 para todos y todas las estudiantes que necesiten ayuda económica.

“Becaremos tener gratuidad al tiempo que trabajamos por adecuarnos a las necesidades que los estudiantes, egresados y profesionales van requiriendo producto del dinamismo del mercado laboral.  Por ejemplo, un alumno que necesite trabajar pronto puede estudiar Técnico en Administración, que es una carrera que dura dos años. Y después puede volver y estudiar una de las carreras como Ingeniería en Administración, en el Instituto, y además eso se puede articular y terminar estudiando Ingeniería Comercial o Ingeniería Civil Industrial en la Universidad.  Entonces tenemos una mejor continuidad al trabajar de forma individual UST, CFT e IP.”, destacó Rodrigo Mosquera.

¿QUÉ ES LA CALIDAD?

El director académico además reconoció que la meta de la institución era obtener una acreditación avanzada en dos ámbitos de gestión. En este sentido, los criterios de evaluación miden: “Cómo has trabajado durante todo el proceso desde que el alumno llega hasta que se titula. No es solamente que nosotros titulemos al estudiante y luego tengamos una vinculación menor con ellos. Al contrario, hoy se nos exige, y veníamos trabajando de modo importante con eso, en tener contacto y retroalimentación con nuestros egresados, incluirlos en nuestras autoevaluaciones.  En ese sentido resultan claves preguntas del tipo ¿Cómo mejorar a la hora de modificar las mallas relacionándonos con los egresados y con los centros de empleadores? ¿Cada cuánto se modifica una malla curricular? ¿Con qué objetivo? ¿Cómo se hará?”

A nivel nacional, Santo Tomás cuenta con 24 sedes, y carreras técnicas y profesionales. El proyecto educativo hace suyos los conceptos de autorregulación y mejora continua con el objetivo de situarse entre las instituciones de prestigio con un nivel de calidad que sea perceptible no solo por las entidades evaluadoras, sino que también por las empresas, trabajadores, estudiantes y sus familias.

El rector nacional del IP y CFT Santo Tomás, Juan Pablo Guzmán comentó los nuevos desafíos que deberá enfrentar la institución en este escenario: “A partir de hoy, tenemos que seguir demostrando que somos una institución que continúa mejorando y aportando al progreso de Chile, y que está plenamente comprometida con el desarrollo integral de sus estudiantes, brindándoles la posibilidad de acceder a una formación técnica y profesional de excelencia, que les permita cumplir sus metas personales y contribuir al desarrollo de sus comunidades y del país”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here