Actualmente, la contingencia sanitaria que vivimos ha manifestado vulnerabilidad en muchos aspectos como la salud de las personas, adaptación a una educación remota, cambios de hábitos, restricción de libertades, etc. Todas las familias han tenido que adaptarse a pasar más tiempo en sus hogares, confinamiento que trae como consecuencia el uso de mayor consumo energético.

Así, la mayor permanencia de artefactos encendidos como computadores o televisores la mayor parte del día, aumento en la recarga de celulares o más uso de artefactos eléctricos para preparación de alimentos derivó en el incremento de los cobros mensuales que encarece los gastos básicos en tiempos donde la economía se ha resentido fuertemente.

Pero ¿qué podemos hacer al respecto? Ana Araneda, Coordinadora del Departamento de Sustentabilidad del Instituto Profesional Virginio Gómez entregó algunas recomendaciones:

1.- Utilizar focos LED y/o Lámparas Compactas Fluorescentes (focos ahorradores) para la iluminación del ambiente de trabajo sólo cuando sea imprescindible, evitando mantener la luz encendida si nadie está ocupando un ambiente.

2.-Apagar el computador cuando termines la jornada de trabajo y/o de estudio y desconectar de la corriente.

3.- Si se trabaja y/o estudia con un computador portátil (notebook) utiliza sólo la aplicación que requiera, evitando tener aplicaciones abiertas que demandan mayor uso de energía, así también se cuida la vida útil de la batería

4.-Si hay más miembros de la familia en teletrabajo o estudio en la misma vivienda, lo mejor será utilizar los mismos ambientes (cuando sea posible) para evitar encender luces en otros espacios.

5.- Evitar las visitas al refrigerador, porque cada vez que se abre la puerta se desperdicia energía acumulada en el interior. A la vez, verificar su correcto cierre porque la pérdida del frío interior se traduce en mayor consumo de energía.

6.- No utilices la lavadora a media carga, porque aprovechar toda su capacidad evita el derroche de energía.

7.- Prioriza el uso del horno microondas al horno eléctrico porque el microondas consume menos energía.

8.- Ducharse un tiempo máximo de 5 minutos. Según la Organización Mundial de la Salud es el tiempo recomendado que ayuda a conservar el agua y la energía

9.- Desconectar los aparatos eléctricos que no se utilicen para reducir el consumo fantasma como son los cargadores, teléfonos móviles, televisores, consolas de juegos y microondas, entre otros. Es recomendable mantenerlos desenchufados, para evitar el llamado efecto stand by, un gasto oculto del aparato que puede alcanzar hasta un 15 % de la electricidad consumida durante su pleno uso.

10.- Apagar el televisor cuando no se está viendo

11.- Reducir el brillo de los teléfonos celulares. No sólo te permite incrementar la vida útil de las baterías internas, si no que consigue aumentar el tiempo en el que deben ser recargados.

Estas pequeñas acciones y/o precauciones, ayudarán a evitar un incremento en el consumo de energía eléctrica en el hogar y consecuentemente los montos de dinero a pagar por el servicio eléctrico serán menos elevados. En tiempos críticos es mejor no desperdiciar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here