En reemplazo de los habituales accidentes escolares que se registraban de marzo a diciembre, durante los últimos meses la Unidad de Urgencias del Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” de Los Ángeles ha recibido una serie de consultas asociadas a quemaduras y caídas al interior del hogar, por mencionar algunas de las más recurrentes.

Por ello, y en su afán de prevenir este tipo de situaciones que pudiesen ser de distinta magnitud y consecuencias de acuerdo a su intensidad, el doctor Claudio Caballero Mayr, Cirujano Infantil, Jefe de Cirugía Mayor Ambulatoria del CAVRR, realizó una serie de recomendaciones a las que padres y cuidadores de niñas y niños deberían estar atentos.

Doctor Claudio Caballero Mayr, Cirujano Infantil, Jefe de Cirugía Mayor Ambulatoria del CAVRR.

Una de las cuestiones en que se debe poner atención, dijo el profesional, son las quemaduras solares, que se pueden producir incluso en un día con nubosidad. Por ello se debe evitar la exposición a los rayos ultravioleta entre las 12 y 16 horas, así como también es conveniente usar un buen bloqueador (factor 50), el que se debe cambiar cada dos a tres horas como máximo.

“La piel de los niños es más delgada, más fina, más delicada, por lo tanto, el daño en ellos es mayor, porque se puede prolongar en el tiempo. Efectivamente, la radiación va provocando daños permanentes, y se van sumando, es decir, mientras más exposición tengo más daño y más posibilidades de tener cáncer”, reflexionó Caballero. Si el golpe de calor ya se produjo, o en su defecto la quemadura, lo recomendable es llevar al menor a la sombra, hidratarlo, y aplicar una delgada capa de crema o aloe vera.

Representan también un peligro las piscinas, independiente del tamaño de esta, hizo ver el doctor. “El niño pequeño es curioso, no tiene la experiencia de un adulto. Perfectamente se puede ahogar en el baño, porque trató de sacar algo del wáter, o en un recipiente chico de agua se estaba bañando, la mamá lo dejó un rato tranquilo y se puede ahogar ahí”.

De ahí la necesidad de mantener la vigilancia de un adulto cuando los pequeños se bañan, despejar el agua de juguetes que podrían impedirles salir a flote, mantener con reja la pileta si es de mayor profundidad, evitar los saltos y piqueros por las consecuencias que una caída podría traer para un menor de edad.

Finalmente, el profesional del CAVRR llamó a los padres y cuidadores a realizar un curso básico de reanimación, ya que ante una situación de peligro dichas maniobras serían vitales. El traslado a una Unidad de Emergencias debe ser lo antes posibles, ya que de esto dependerán las eventuales secuelas con que pueda quedar el afectado o afectada, concluyó.

RECOMENDACIONES

  • Nunca perder de vista a los niños en lugares con agua.
  • Vaciar piscinas inflables una vez que se han ocupado.
  • Uso de un chaleco salvavidas certificado, apropiado para edad y peso.
  • Evitar la exposición solar entre las 12 y 16 horas.
  • Usar protector solar y renovar cada dos a tres horas.
  • Mantener una buena hidratación.
  • Preferir trajes de baño y poleras con protección UV.
  • Utilizar sombrero, ropa clara, y anteojos con filtro UV.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here