Aforos máximos de 100 personas por sector y parcelación de espacios para bañistas son algunas de las medidas que se han tomado para reforzar la seguridad en la Laguna Avendaño y así evitar contagios por coronavirus.

Ya iniciada la temporada de verano 2021, el principal balneario de Quillón y la Región de Ñuble, la Laguna Avendaño, está preparada para recibir a bañistas de diversas latitudes.

Sin embargo, a diferencia de otros años y por disposición de la autoridad de Salud, el espejo de agua tendrá un acceso restringido, adecuado a la nueva normalidad que se vive alrededor del mundo con la pandemia del coronavirus.

“De acuerdo a la resolución sanitaria, nosotros debemos ir cumpliendo con todos los aforos y protocolos en la laguna, que incluyen la demarcación al interior del balneario. De esta forma, estamos ofreciendo seguridad a nuestros visitantes. Sabemos que estamos en pandemia y vivimos tiempos difíciles, pero es difícil cerrar el ingreso a la laguna, porque es el principal balneario de la Región de Ñuble. El llamado es a la responsabilidad y que se cumplan los protocolos sanitarios para evitar el aumento en los contagios y que tengamos que retroceder de fase nuevamente”, indicó el alcalde Miguel Peña.

La Municipalidad de Quillón dispuso de vallas papales para impedir el libre acceso de veraneantes a la laguna, teniendo éstos que dejar sus datos personales, limpiar sus manos y tomarse la temperatura; antes de entrar al recinto municipal.

Dividido en dos sectores, el balneario debe cumplir con un aforo total de 200 personas, quienes deberán ubicarse en terrenos parcelados de 12 metros cuadrados para evitar el contacto estrecho entre bañistas. De igual manera se presenta Bello Bosque, cuyo público no puede superar más de 100 personas.

“Encuentro muy bueno lo que están haciendo para entrar a la laguna, porque así los que podemos venir a disfrutar lo hagamos sintiéndonos seguros de que no nos vamos a contagiar el virus. Nosotros venimos siempre a Quillón, porque nos gusta el balneario y así es mejor para todos”, comentó Luis Aedo, turista de San Pedro de la Paz”.

BALNEARIO INCLUSIVO

El horario de funcionamiento del balneario será de 9 a 14 horas, dejando una hora para sanitización. Luego se reabrirán los sectores desde las 15 a las 19 horas. El objetivo es impedir que la Covid-19 se propague en Quillón, obligando al retroceso de la comuna a Fase 2.

Para seguridad de los bañistas, la Municipalidad local dispuso de salvavidas y personal encargado de la playa inclusiva, puesta en funcionamiento desde 2016, siendo una de las primeras en implementarse a nivel nacional.

“Este año ha sido compleja la llegada de turistas con discapacidad, debido a que muchos pueden ser parte de los grupos de riesgo de contagio por COVID-19. Aun así, hemos recibido a 10 personas en cinco días que llevamos operando. Aquí nosotros contamos con mascarillas para el recambio, alcohol gel; además del kit básico necesario para entrar al agua. En el caso de las sillas, éstas son sanitizadas cuando se desocupan para quedar dispuestas para otras personas. La idea es evitar los contagios y dar seguridad a nuestros visitantes”, explicó Héctor Morales, encargado del balneario inclusivo”.

Sin duda, esta temporada de verano tendrá ribetes especiales en Quillón y el resto del mundo, obligando a los veraneantes a adoptar todas las medidas que ordena la autoridad sanitaria.

La nueva normalidad seguirá imponiendo sus términos hasta que la pandemia finalmente termine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here