Mineduc propone plan de 50 días hábiles para que estudiantes desconectados de sus establecimientos puedan retomar sus estudios.

Desde hace más de seis meses las clases presenciales se han mantenido suspendidas producto de la pandemia lo que ha provocado altos índices de deserción escolar. Actualmente más de 186 mil niños, niñas y jóvenes de entre 5 y 21 años no han completado su educación escolar, lo que podría aumentar a 267.822 estudiantes según proyecciones del Ministerio de Educación.

Para poder identificar los alumnos que estaban perdiendo el vínculo con sus escuelas y liceos, el Mineduc creó la herramienta de gestión de contacto, donde el profesor jefe tiene la información de la matrícula de su curso, y desde ahí los directores de cada establecimiento pueden conocer si los escolares están en contacto de forma constante o se requiere un mayor apoyo.

En la región del Biobío esta herramienta fue utilizada por 280 escuelas en agosto, equivalente a más de 77.700 estudiantes, y arrojó que el 9,5% de los alumnos tuvo una nula participación escolar, es decir, no se conectaron a clases virtuales, pruebas, o tampoco enviaron tareas, actividades recreativas, o dieron algún tipo de señal al establecimiento.

El porcentaje de estudiantes con participación nula en actividades escolares supera el 13% en educación especial, llegando al 23% en EPJA. A esto se suma más de un 24% de alumnos con participación baja en esos niveles.

El seremi de Educación, Fernando Peña, precisó que “el llamado a todos los equipos directivos y sostenedores es a redoblar los esfuerzos y a concentrarnos durante estos meses en trabajar para evitar la deserción escolar y el abandono de alumnos que estando en edad escolar deciden dejar sus estudios. Un 9,5% de los estudiantes tuvo una participación nula en el proceso de aprendizaje y de ese indicador la mayoría corresponde a establecimientos públicos”. En este sentido el seremi agregó que un 11% pertenece a escuelas municipales, más del 12% al Servicio Local de Educación Pública y un 8% es del sector particular subvencionado.

Para afrontar esta problemática, el Mineduc lanzó el plan “Estamos a tiempo” enfocado en los alumnos desde 1° básico a 4° medio, que considera un trabajo diario para lograr resultados en 50 días hábiles a través de los textos escolares.

¿Cómo es el plan Estamos a Tiempo?

El plan se organizará en base a cinco pasos:

Paso 1: Organización del equipo de trabajo interdisciplinario (directivos, docentes, psicopedagogos, jefes UTP) para que cada uno de los integrantes conozca el plan a cabalidad.

Paso 2: Levantamiento de información sobre estudiantes que no han tenido vinculación durante el 2020. Al identificar los alumnos desconectados de cualquier actividad vinculada al establecimiento, se debe trabajar en retomar el contacto a través de distintos métodos tecnológicos como SMS o contacto directo.

Paso 3: Se debe imprimir cada recurso educativo para que el estudiante que ya fue nuevamente contactado tenga acceso material físico de estudio, junto al Texto Escolar que ya dispone en su domicilio.

Cada estudiante tiene un set de trabajo que consta de:

Un calendario que organiza día a día las actividades de la semana, en donde se trabaja con el Texto Escolar distintas asignaturas y habilidades: Lenguaje, Matemáticas, Comprensión Lectora y Escritura.

Además, se incorpora para cada día una actividad en donde el estudiante puede identificar sus emociones y complementar el día con una actividad recreativa.

Una ruta con el “Desafío de Lenguaje” y “Desafío de Matemáticas”, en donde los estudiantes podrán visualizar sus avances en los contenidos de cada asignatura.

Diario de Escritura libre.

Una resma de 20 hojas en blanco para desarrollar las actividades.

En el caso de 1° y 2° básico, existen materiales adicionales: Cuadernillo de Lenguaje, Cuadernillo de Matemáticas, Lecturas Complementarias y Palabras de uso frecuente.

Para los alumnos de 4° medio, es necesario imprimir los “Cuadernillos PDT” para trabajar las habilidades en torno a la prueba de transición.

Paso 4: Invitación a retomar el vínculo y entrega del plan impreso en las casas.

Mantener un contacto sistemático y constante, el cual nos permita identificar los logros, dificultades y necesidades del estudiante a tiempo de tal manera que estos no vuelvan a perder el contacto.

Entregar material impreso, este material lúdico y dinámico mantendrá interesado al estudiante y logrará organizar sus aprendizajes de forma que facilite los desempeños y el desarrollo de las habilidades esenciales.

Promover instancias que generen motivación por el aprendizaje y bienestar socioemocional y que no solo sea el establecimiento quien se acerque al estudiante, sino que este y su familia se interesen por crear vínculos y aprender

Paso 5: Gestionar sistema de retroalimentación, monitoreo de avances y seguimiento al estudiante.

Se deberá implementar un sistema de seguimiento y monitoreo de los estados y avances de los estudiantes de tal forma que los docentes puedan entregar retroalimentación oportuna y pertinente a cada estudiante y que de esta forma los logros de cada estudiante sean más significativos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here