A las medidas ya implementadas por el Gobierno y difundidas por Sernatur, el ayuntamiento sumará un programa de apoyo a empresas turísticas que llevará a cabo un equipo de profesionales de los rubros alimentario, nutrición y agroindustria.

A poco más de dos meses de que inicie oficialmente la temporada de verano, Quillón ya se está preparando con todo el optimismo posible para recibir visitantes, después de siete meses en la más completa inactividad.

La capital turística de la Región de Ñuble comienza a levantarse, apelando a la fase 3 de desconfinamiento en que se encuentra y ya se vislumbran algunos cafés y restoranes, atendiendo tímidamente público presencial.

“El retorno seguro es lo que hoy nos tiene trabajando muy duro para poder reactivar la economía de nuestra comuna y es así como hemos comenzado a implementar un trabajo para, precisamente, dar seguridad a nuestros visitantes. Se acerca la época estival y queremos que quienes nos visiten vean que hay un cambio para bien, implementándose las medidas sanitarias correspondientes que entreguen tranquilidad a nuestros turistas y por supuesto, calidad en la atención, que siempre nos ha caracterizado”, indicó el alcalde de Quillón, Miguel Peña.

En presencia de algunos miembros de las cámaras de Turismo y Comercio, la municipalidad llevó a cabo el lanzamiento de los protocolos de reapertura, presentándose además a un equipo de profesionales, contratados por el ayuntamiento, quienes se encargarán de asesorar a los empresarios en la apertura de sus centros y locales. Esto como apoyo adicional a los protocolos entregados por Sernatur.

“Nosotros haremos un levantamiento de la información que existe en la Seremi de Salud y la llevaremos a los empresarios para que puedan entenderla de una manera más simple. Realizaremos visitas técnicas, respecto de la implementación de los protocolos, con la idea de facilitar la continuidad operativa del Turismo en Quillón y, principalmente, evitar que haya contagios de Covid-19, tanto de turistas como del personal que trabaja en cada negocio”, explicó Francesco Placencia, ingeniero en Agroindustria de la UdeC y miembro del equipo asesor.

TRABAJO ADELANTADO

A Placencia se suman la nutricionista, Ximena Monroy; y el ingeniero en Alimentos, Nelson Díaz. Ellos recorrerán cada uno de los centros turísticos y locales de comidas entregando recomendaciones para su funcionamiento, trabajo que algunos empresarios ya han adelantado por su cuenta.

Tal es el caso del restorán Los Hornos de Don Ginito, cuyo local cuenta con lavamanos en la entrada, sanitizador de calzado, alcohol gel al interior, separadores de ambientes y una terraza. Todo debidamente señalizado para evitar contactos estrechos. De igual forma se encuentra su bodega y sala de degustación de vinos y licores.

“La idea es abrir lo antes posible, porque las pérdidas ya han sido demasiadas, mucho tiempo parados y por eso nos hemos esforzado para adelantar hartas cosas. Lo principal, es que le hemos dado charlas a nuestros trabajadores para capacitarnos en lo que tenemos que enfrentar y cómo debemos hacerlo”, contó Moraima Iturra, propietaria del restorán.

De acuerdo a cifras oficiales, más de 80 centros de alojamiento y restoranes existen en Quillón, los que se suman a más de 300 locales comerciales, siendo estos últimos los más golpeados a raíz de la pandemia, ya que cerca de una veintena de ellos han tenido que cerrar definitivamente. Otros en tanto, han sobrevivido, ya sea cambiando de rubro o apelando a la venta hacia afuera y el delivery.

“Ha sido muy complicado para nosotros tener que funcionar estos últimos siete meses y ahora sentimos que estamos partiendo de cero nuevamente. No estábamos acostumbrados a este sistema de trabajo (delivery), pero de alguna forma nos hemos ido acostumbrando a los tiempos que estamos viviendo. Las ventas han sido de un 30 por ciento en comparación a un año normal”, aseguró Víctor Torres, dueño del restorán El Nuevo Paso.

ESPERANZA ENTRE LA ADVERSIDAD

Faltando muy poco para el comienzo de un nuevo verano, el panorama pareciera no ser tan auspicioso, tomando en cuenta que Quillón se encuentra en medio de las urbes que aportan la mayor cantidad de veraneantes cada año. Por un lado Concepción, que se encuentra en cuarentena indefinida y por el otro Chillán que acaba de entrar a fase 2, con prohibición de traslado a otras comunas.

No obstante, los comerciantes mantienen su optimismo y se preparan con el mejor de los ánimos para recibir a sus visitantes durante el estío.

“Nosotros estamos en medio de dos grandes ciudades que están en cuarentena por el alto contagio, por lo tanto también hay una preocupación de qué es lo que puede ocurrir con la llegada de los turistas. Pero estamos claro de que Quillón depende mucho de ellos, el verano es muy fuerte para nosotros y obviamente esperamos que de aquí a la temporada estival esté todo funcionando y hayan bajado los contagios en las ciudades que más nos visitan”, manifestó Luis Cifuentes, presidente de la Cámara de Comercio quillonina.

Tanto la Municipalidad de Quillón como los empresarios turísticos están poniendo todos sus esfuerzos en entregar el mejor servicio a sus visitantes y con las más extremas medidas de seguridad, de manera que éstos puedan disfrutar tranquilos de un merecido descanso y por, sobre todo, libres de contagio por coronavirus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here