En la Iglesia Catedral de la ciudad de Los Ángeles se realizó el 18 de septiembre una Misa Te Deum por Chile.

El pasado 18 de septiembre, en la Catedral de la ciudad de Los Ángeles, la Iglesia diocesana de Santa María de Los Ángeles, se congregó para celebrar un Misa Te Deum por un nuevo aniversario de Chile.

Tal como se hizo en muchas partes del país, la liturgia pudo ser seguida medio de las redes sociales y Radio Regina Coeli. Al interior del Templo, siguiendo las medidas de la autoridad sanitaria, no se contaban más de 40 personas que participaron presencialmente de la celebración, que fue presidida por Felipe Bacarreza Rodríguez, Obispo de Santa María de Los Ángeles.

En su prédica, el Obispo angelino hizo referencia a las grandes diferencias que existen en comparación con las fiestas del año pasado. Estos cambios provocaron un blindaje de las ciudades en general que trastocó la rutina de las personas; a lo que hoy se debe sumar la emergencia sanitaria del Coronavirus. Por ello el prelado invitaba a acercarse cada vez más a Dios, como hacían los antiguos cristianos “Envía tu Espíritu Señor, y todas las cosas serán creadas y renovarás la faz de la tierra”.

Parte central del mensaje del Obispo Bacarreza se centró en el concepto del amor. Por ello el prelado afirmó que “El amor no hace mal al prójimo, el amor busca el bien del otro”. Más adelante aseguraba que “La demostración máxima de amor, la novedad del amor es que Cristo murió por nosotros. Antes de Cristo, el mundo no conocía el amor. Si excluimos a Cristo, excluimos el amor”.

El pastor de Lo Ángeles, ya finalizando su prédica, llamó a la comunidad presente conectada a los medios de comunicación y la Radios a “poner también en este día de nuestra patria a la que hemos declarado su Madre y Reina, la Virgen del Carmen. Que ella nos conserve siempre bajos su amparo, como lo ha hecho a lo largo de nuestra historia cada vez que hemos recurrido a su intercesión. Ella es poderosa para obtener de su Hijo divino cuanto pide en favor de sus hijos”.

Ya finalizando la santa misa se entonó el himno del Te Deum donde se ora cantando “A ti, oh Dios, te alabamos, a Ti como Señor te reconocemos… Tú, oh Cristo, eres el Rey de la gloria… Tú eres el Hijo eterno del Padre… Te rogamos que socorras a tus siervos, que con tu preciosa Sangre redimiste”.

Un Te Deum con historia local

Es justamente en la ciudad de Los Ángeles donde se realizó el primer Te Deum el 10 de enero de 1811. Esta celebración se efectuó por petición del entonces alcalde de la ciudad, Bernardo O’Higgins Riquelme. Esta oración de gratitud después sería una tradición a nivel nacional instituida por José Miguel Carrera para festejar el aniversario de la primera Junta de Gobierno de 1810.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here