En su hábitat natural fueron liberados, por funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Biobío, dos tucúqueres (Bubo virginianus) juveniles y una ejemplar de pudú (Pudu puda), las cuales se encontraban en el Centro de Rescate de la Universidad de Concepción, sede Chillán, lugar donde fueron tratados por profesionales de dicha institución.

“Estos ejemplares de fauna silvestre fueron encontrados con heridas por lo que se decidió su traslado a este Centro de Rescate, donde fueron evaluados y tratadas sus lesiones, cumpliendo así su proceso de rehabilitación, lo que nos permitió devolverlos a su medio natural”, destacó Iván Ramírez Delpín, Director Regional del SAG de Biobío.

Asimismo, explicó que los tucúqueres fueron encontrados por vecinos en la comuna de Yumbel y la pudú en Lota, quienes informaron al SAG para coordinar su traslado a un centro de rescate.

En este sentido, el directivo del SAG agradeció el aviso oportuno de personas  comprometidas con la fauna silvestre, permitiendo que estos ejemplares sean devueltos a su hábitat e invitó a la comunidad a respetar la fauna silvestre y que en caso de avistamientos y que éstos no presenten alguna lesión u problema de movilidad “a no molestarlos y dejarlos que retornen de forma voluntaria a su hábitat, ya que la manipulación inadecuada y el cautiverio son un grave daño que se les provoca a estas especies”, dijo.

El tucúquere es un ave rapaz nocturna, protegida por la Ley de Caza, por lo que está prohibida su caza o captura, levantar nidos, recolectar huevos y crías, sólo en casos calificados el SAG podrá autorizar la recolección de huevos y crías con fines científicos o de reproducción. “Están catalogadas como especie beneficiosas para la actividad silvoagropecuaria y para el equilibrio de los ecosistemas naturales”, indicó Iván Ramírez.

Los tucúqueres son aves nocturnas de plumaje rayado, habitan desde Arica a Tierra del Fuego. Su dieta alimenticia se basa en pequeños mamíferos como roedores y conejos, reptiles, incluso peces. Su principal característica son las plumas o penachos que tiene en la cabeza, los que asemejan a orejas o cuernos.

Mientras que el pudú – cérvido nativo – es el más pequeño de los ciervos del mundo, su tamaño no supera los 40 centímetros de altura y tiene una longitud entre 85 y 90 cms. Esta especie está clasificada como vulnerable, por lo cual su caza está prohibida en todo el territorio. Se distribuye desde la Región del Maule hasta la Región de Magallanes, principalmente en las zonas boscosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here