domingo , abril 5 2020
Álvaro Godoy Ortiz.

COVID-19: La nueva crisis para repensar Chile

Por Álvaro Godoy Ortiz

Para nadie es un secreto que los estragos causados por el SARS-CoV-2 que ocasiona la enfermedad (popularmente) conocida como Coronavirus o COVID-19 ha puesto en jaque a la comunidad internacional dado lo desconocido de su origen (cuyas especulaciones aún no son comprobables) y de su solución científica para palear o netamente eliminar los efectos de la epidemia; así las tardías e irresponsables respuestas que esto implica en ello hace que veamos casos de saturación de los sistemas de salud dramáticos, cifras elevadas de casos y fallecimientos, la inconsciencia de tomar esto como una “simple infección”, el desabastecimiento desproporcionado, las medidas insuficientes por parte de la dualidad público-privada y la desregularización del mercado.

Todo lo anterior y muchísimo más nos deja la experiencia internacional en manos de casos tan relevantes como Italia, España, Francia o China cuyas cifras demuestran una irresponsabilidad en sus respuestas, lo tardío de ellas y la ineficiencia de escuchar a los organismos supranacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) que advertía de los severos daños a la salud de las personas; con todo esto Chile sigue actuando de manera negligente y una falta de consciencia no solo de las autoridades estatales sino también de la población chilena ante las evidencias mundiales y las recomendaciones propuestas por este organismo.

He oído que muchos señalan de manera sesgada que vivimos en una especie de “Socialismo” por siquiera llegar a pensar en que el cierre de un Cine o un Mall vale más que las vidas humanas que se pueden perder producto de la exposición al virus; mientras que otros tantos señalan de manera tajante una realidad verdadera pero sacrificable que es el crecimiento económico pues la inminente pandemia mundial deja una recesión económica y un nivel de importaciones mayúsculos de lo que entender es menos importante que las vidas humanas; otros dejan en evidencia que su irresponsabilidad es tan mayúscula que aun estando en Cuarentena toman la decisión de viajar en Avión o ir a un Gimnasio exponiendo a contagiar a un gran número de personas.

En una economía como la nuestra en donde el Estado queda relegado a segundo plano y el Mercado prima en su esplendor, urge cuestionarse de manera inmediata ¿Queremos seguir viviendo así? Si me preguntan personalmente yo les contestaría rotundamente que NO, pues esta Crisis Sanitaria deja en evidencia sencilla la pésima calidad del sistema de salud chileno, la desconexión profunda de las propias autoridades centrales con la ciudadanía, la excesiva dependencia del hiperpresidencialismo, la desregulación del mercado y del mundo laboral, el compulsivo individualismo e inconsciencia y la necesidad de abuso inconsecuente colocan contra las cuerdas no solo al aparato económico sino que algo muchísimo más grande y valioso que es la VIDA DE LAS PERSONAS.

En lo personal para mí en este minuto no urge un cambio constitucional, pero luego de transcurrida esta crisis yo lo repensaría pues el Rol que juega el Estado ha dejado en manifiesto el principio de subsidiariedad consagrado en el Artículo 1° inciso segundo y los numerales 23 y 24 del artículo 19 sobrepone al Mercado a lo que confiere el “Derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona” (Art.19, numeral 1), es cuando nos damos cuenta de que esto no solo es cuestión de medidas drásticas sino de una estructura que permite hacer y deshacer a conveniencia lo que por común acuerdo se debió consagrar entre todos.

La falta de insumos (ventiladores mecánicos, camas, mascarillas, guantes, medicamentos) en Hospitales e incluso el Sector Privado, los altos costos de los exámenes del virus, los excesivos precios de las cadenas farmacéuticas de bienes de primera necesidad, la tardía respuesta a la suspensión de clases argumentados en la “seguridad de los niños”, la desaparición de fondos de pensiones en las AFP’s, la tardía respuesta de cerrar espacios públicos y aglomerados (Malls, Cines, Restaurantes, Discotecas, etc.), el libre albedrío de las empresas al cierre precautorio obligando a ir a trabajar a sus empleados, el cierre de las fronteras tardías, la ineficiencia de decretar Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe por 90 días, la inoperancia de cerrar ciudades cuyos casos son elevados, la inacción de solicitar decretar Cuarentena Total; sumado a la falta de consciencia de parte de la ciudadanía que aún debe ir a trabajar, que sale a dar paseos por plazas o calles del centro, que va a hacer compras de “segunda necesidad” o a vitrinear, el egoísmo de acaparar cantidades interminables de bienes de primera necesidad y la falta de consciencia  tras no respetar todas las medidas establecidas es una Bomba de Tiempo para aumentar significativamente los casos de contraer el Coronavirus; y esto generará un copamiento significativo de los centros de salud, desabastecimiento desproporcionado de bienes de primera necesidad, falta de insumos, mayor carga de trabajo al personal de salud y médicos pese a las advertencias, solicitudes y campañas incesantes que han hecho desde la Comunidad Científicas, el Colegio Médico, las Municipalidades de Chile, la OMS y las autoridades. Mi pregunta seria, para autoridades, empresarios y ciudadanos, es ¿Cuántos casos más debemos esperar para seguir actuando de manera negligente y así cobrar más contagiados? ¿Somos capaces de entender que lo que sucede en Italia y España es posible acá si no se hace nada? ¿Cuánta presión hay que hacer para que autoridades y ciudadanos se den cuenta de que hay que tomar el toro por las astas?

Más ahora vale solo seguir regidos a las decisiones de las autoridades políticas y sanitarias a cargo que han reaccionado tardíamente ante las inminentes cifras que día tras día nos deja esta Crisis Sanitaria que nos ha demostrado que siempre debe primar la responsabilidad, consciencia, capacidad de escuchar y voluntad de superar esta Crisis bajo un clima de unidad, desde Izquierda a Derecha y por toda la ciudadanía, y de real consciencia para que juntos seamos capaces de prevenir esta Pandemia Mundial que deja cifras alarmantes. Por ello #QuedateEnLaCasa y prevengamos que esto siga aumentando.

Sobre fernando

Lea También...

La importancia de la seguridad digital en tiempos de COVID-19

Por Ghassan Dreibi, Director de Ciberseguridad de Cisco para América Latina Estamos experimentando cambios radicales …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *