Llegó marzo y por estos días, la totalidad del cuerpo académico de Santo Tomás Los Ángeles se encuentra dando la bienvenida a sus nuevos estudiantes 2020.

Como primer acercamiento masivo, durante estos días, se llevaron a cabo actividades de fidelización para todas las carreras; iniciativas que tuvieron como fin facilitar el inicio a la educación superior. Pero esto no ha sido todo, porque a partir del 9 de marzo a las 9:00 horas, en el aula magna de la sede ubicada en Mendoza 120, estas instancias de fidelización se complementarán con la llamada “Semana Cero” para los estudiantes que ingresan al Centro de Formación Técnica e Instituto Profesional, y “Semana IVU”, para los nuevos universitarios.

Estas últimas comprenden un programa de dos semanas, el que incluye jornadas reflexivas, recreativas y de nivelación de estudios; todas ellas, estrategias con las cuales podrán adquirir herramientas de aprendizaje para el futuro desempeño académico.

Además de lo anterior, podrán conocer, el proyecto educativo de la casa de estudios y también, los distintos actores y procesos, que forman parte de la comunidad Santo Tomás.

“Ya soy estudiante universitario”

Preocupado por motivar a los jóvenes a disfrutar la etapa universitaria, el Psicoanalista Dean Opazo Lavín, uno de los expositores que participó durante estas instancias de fidelización, se acercó a la nueva generación de estudiantes con la exposición “Ya soy estudiante universitario”.

“Disfruten esta experiencia a concho, pásenlo bien, salgan, y tengan cuidado con el carrete, con lo que hacen, lo que toman y cómo se portan. Es importante pasarlo bien, sirve, pero también hay que tener cuidado” aconsejó.

De la mano con esto, se refirió al éxito en los estudios, agregado que “para lograr lo que uno desea, no hay recetas y va a depender mucho del esfuerzo personal. Siempre es importante dedicarse, estudiar y prepararse. Esa sería como la mezcla de elementos para poder lograr lo que uno desea en la vida”.

En esta misma línea comentó además que, “el esfuerzo es extremadamente importante para todo lo que uno quiera hacer en la vida, en general. Si uno no se dedica, si no le pone energía, si no le pone ganas, deseo y pasión, lo que va a lograr es algo con poca consistencia, como cocinar con mucha agua y sin tanto sabor. El esfuerzo tiene que ver con eso, con darle sustento a lo que yo deseo en la vida y aunque se equivoquen, aunque reprueben un ramo, si lo vuelven a hacer van a tener un poco más de habilidad para poder ejecutar esa tarea” finalizó el profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here