Más de 20 personas llegaron a la sede de la Cruz Roja del puerto donde se preparó la comida.

El frío del puerto motivó a la Cruz Roja de Talcahuano junto a la Seremi de Desarrollo Social del Biobío, el municipio, la Defensa Civil y Carabineros a efectuar una simbólica y muy humana iniciativa para con las personas en situación de calle. Un almuerzo consistente en unos apetitosos porotos con longaniza que fueron saboreados por los asistentes.

Desde temprano los voluntarios de la Cruz Roja comenzaron con la preparación. Con anterioridad los productos habían sido comprados con la colaboración de las instituciones ya mencionadas y que fueron convidadas a hacerse parte de la actividad, realizada en la sede de la institución internacional de calle Blanco, frente a la bahía porteña.

Uno a uno, hombres y mujeres, adultos mayores, que en número de 24, llegaron al lugar, donde fueron recibidos por todos los funcionarios. Las mesas estaban listas, la comida caliente, además de pan, ají, ensaladas y postre. Una vez sentados los platos comenzaron a ser servidos, con lo que se inició la “Porotada”. Los funcionarios, luego de servir la comida, los acompañaron en las mesas, conversaron, supieron de sus historias, logrando un grato momento de camaradería.

“No podíamos fallar en esta iniciativa, ya que estos meses nos concentramos principalmente en el trabajo con las personas en situación de calle en muchas comunas. Hoy quisimos venir, conversar con ellos, servirles la comida y pasar un momento con luz de día, ya que generalmente los acompañamos en la noche. Nos alegra estar junto a tantas instituciones en esta jornada y ojalá podamos repetirla, ya que aquí comprobamos algo que siempre hemos dicho, que somos muchos en esta cruzada de darles más dignidad a los más desposeídos”, comentó Víctor Silva, jefe de gabinete de la Seremi que junto a funcionarios del programa Calle participaron del almuerzo.

Te puede interesar:  Vecinos de Villa El Mirador de Arauco se cansaron de las “soluciones parche”

Luis Salgado, presidente de la Cruz Roja de Talcahuano, agradeció la presencia y cooperación de distintos organismos públicos en esta actividad. Las cocineras se lucieron, mientras que todo el resto de los presentes, menos los agasajados, estuvieron de meseros y luego cooperando en el orden y lavado.

También estuvo presente el alcalde de Talcahuano, Gastón Saavedra, el que también degustó del almuerzo, cuando ya las personas calle iniciaron la despedida, junto a los funcionarios de la Defensa Civil, Desarrollo Social, el municipio y por cierto los dueños de casa.

Eduardo Delgado, de 62 años y quien hace cinco ha vivido en calle, en el sector de Cerro Bellavista, agradeció el gesto y la compañía, “es muy bueno que se preocupen por nosotros. Yo tengo familia, hijos, pero por algunos motivos hoy vivo en la calle, sobreviviendo en peguitas de limpieza o lo que venga. También estuve en albergue y hoy tengo una ranchita en un sitio en el cerro donde trabajo. Les doy las gracias por los porotitos y toda la comida, estuvo muy bueno”, comentó a poco de iniciar el viaje de retorno al cerro.

Fueron muchas las historias, muchos recuerdos, en torno a un plato de porotos y de una ensalada, pero lo que fue más gratificante, a la compañía de gente que se preocupa por ellos, que no les quita la vista y los considera personas, como cualquiera de nosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí