Experta en niñez en emergencia de la organización enfatizó la necesidad de contención que demandan los niños, niñas y adolescentes y la importancia de proporcionar espacios de acogida seguros.

Dada la vasta experiencia en respuesta a emergencias en nuestro país, la ONG World Vision, organización centrada en la protección de la niñez, entregó una serie de recomendaciones para asistir a niñas, niños y adolescentes (NNA), y sus familias, que resultaron afectados por la tragedia.

Determinar la magnitud de los daños producidos por el incendio y descifrar el estado en que se encuentran las condiciones para continuar con la vida de los menores y su grupo familiar, es parte de los objetivos trazados por la organización no gubernamental, representada en la zona de la catástrofe por Vanessa Carrillo, coordinadora de Asuntos Humanitarios y Emergencia.

La especialista señaló que en situaciones como la ocurrida en Valparaíso se incrementan los riesgos en todas las esferas de la vida de NNA ante un abrupto cambio tras el desastre, con riesgos biológicos, psicológicos o relacionales, ya que muchas veces se tienen que separar de su familia debido a la dinámica de la emergencia. Así, pueden ser víctima de maltrato físico y psicológico, explotación infantil y abuso sexual, pierden los espacios físicos significativos (casa, colegio, plazas, etc.), y sufren daños psicológicos que alteran su desarrollo emocional producto de la incertidumbre del escenario actual.

Entre las principales recomendaciones para enfrentar estos riesgos y custodiar la seguridad y bienestar, Carrillo enumeró: Dar a las niñas, niños y adolescentes la oportunidad de hablar sobre lo que pasaron. Animarlos a compartir sus preocupaciones y a hacer preguntas. Responderles sinceramente y con información de acuerdo a su ciclo vital.

Instagram Bionoticias

“Hay que recordar que hay muchas formas de expresar lo que se siente. Dar espacio al sentir diverso (pena, rabia, frustración, miedo, indiferencia, apatía, etc.) Todas las emociones y los tiempos son válidos. Se debe respetar su silencio si es que aún no se encuentran preparados para hablar” aconseja Carrillo.

Te puede interesar:  Bienes Nacionales oficiará al Consejo de Defensa del Estado para iniciar acciones judiciales por incendios en la Reserva Lago Peñuelas

La experta en niñez en emergencia de World Vision advierte, además, sobre la necesidad de limitar la exposición de los menores a la cobertura de los medios de comunicación sobre el desastre y sus consecuencias. Los niños que hayan estado directamente expuestos a un desastre pueden volver a sentirse mal si ven o escuchan algo que les recuerde lo que pasó. Evitar sobre todo noticias falsas y alarmistas, si es necesario corregir la información errónea que tengan del evento.

Finalmente, la experta concluyó: “anímelos a tomar medidas directamente relacionadas con el desastre para que sientan que están en control. Por ejemplo, los adolescentes pueden ayudar a otros después de un desastre, al ofrecerse como voluntarios para ayudar a la comunidad o a los miembros de la familia en un ambiente seguro. Por razones de salud y seguridad, los niños, niñas y adolescentes NO deben participar en actividades de limpieza después de un desastre”.

Desde el ámbito de la salud mental, es importante mencionar que los primeros auxilios psicológicos, durante las primeras horas de la emergencia, disminuyen significativamente las consecuencias de estrés post traumático, síntomas que pueden aparecer mucho tiempo después de transcurrido el desastre. Sin embargo es necesario tener cubiertas las necesidades básicas en forma paralela.

“Todas y todos, desde el gobierno local, estado y sociedad civil, tenemos que velar por la seguridad, integridad y respeto por los derechos de la infancia”, concluyó Carrillo.

Síguenos en Redes Sociales:

Facebook

Descarga nuestra App:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí