Por Juan Antonio Montes Varas Director Acción Familia

El tema de China, visto desde Chile, parece lejano y confuso.

Para la mayoría de los chilenos, lo poco que se sabe de China es que es un país que importa muchos productos chilenos a buen precio, y exporta los suyos en condiciones muy ventajosas. Por todo ello, muchos piensan que nos conviene tener buenas relaciones con ellos.

Sin embargo, como el mercado no es lo más importante entre las relaciones bilaterales de las naciones y como en su reciente visita el presidente de Chile no dijo nada respecto a la sistemática violación de los derechos de las personas en ese país dominado por el comunismo, conviene dar alguna información al respecto.

Comencemos por las más recientes.

La semana pasada, un tribunal en Hong Kong condenó al Cardenal Joseph Zen, de 90 años, y a otras cinco personas por no registrar un fondo de ayuda que pagó los honorarios legales y tratamientos médicos de manifestantes a favor de la democracia en 2019.

El Cardenal, que compareció ante el Tribunal de Magistrados de West Kowloon con un bastón, negó todos los cargos. Después del veredicto, el Cardenal Zen dijo a los periodistas que el fallo no debería vincularse con las libertades religiosas de la ciudad.

“Solo soy un ciudadano de Hong Kong que apoya la prestación de asistencia humanitaria”, agregó.

Desde la imposición de la ley de seguridad nacional, la mayoría de los líderes prodemocracia de la ciudad fueron arrestados o se han exiliado, mientras que varios medios de comunicación y ONG’s han sido clausurados.

El Cardenal Zen es un abierto defensor de la libertad religiosa y la democracia, y, por ello mismo, un fuerte crítico del acuerdo firmado en 2018 por el Vaticano y China sobre el nombramiento de obispos.

Dentro del tema de la persecución religiosa, la semana pasada hubo otro manotazo del partido comunista a la libertad de la Iglesia. Como se sabe, recientemente fue renovado el acuerdo secreto entre el Vaticano y China, en virtud del cual los Obispos de esa enorme nación deben ser confirmados por el Papa.

Sin embargo, sin respetar esa mínima garantía de independencia de la Iglesia Católica, el Gobierno comunista, en su afán de controlar todas las religiones de acuerdo a los dictámenes del Partido de Gobierno, nombró sin previa consulta al Vaticano a un Obispo de una diócesis no reconocida por la Santa Sede.

Te puede interesar:  Ningún Estado puede eludir la obligación de respetar los Derechos Humanos

Un comunicado de la Santa Sede, publicado el sábado 26 de noviembre por la Oficina de Prensa del Vaticano, manifestó “Sorpresa y pesar” al conocer la noticia de la “ceremonia de investidura”, que tuvo lugar el 24 de noviembre, en Nanchang, de monseñor John Peng Weizhao, obispo de Yujiang (provincia de Jiangxi), como “obispo auxiliar de Jiangxi”, diócesis no reconocida por la Santa Sede.

Con esos golpes dictatoriales el PC chino pretende acabar con la auténtica Iglesia católica que vive en un estado de semi clandestinidad, e imponer la llamada “Iglesia Patriótica”, que no es sino una repartición pública de ese gobierno ateo, para el control religioso de la población. Incluso desde 2018 se “prohíbe [a las entidades católicas] organizar actividades de cualquier tipo, como escuelas, clases, campamentos de verano o invernales, etc., para los menores, sean éstos para la educación o formación religiosa. […] A los fieles que asisten a misa en las iglesias, se los invita a dejar a sus niños al cuidado de otra persona, evitando llevarlos consigo a la iglesia”.

Similar persecución sufre los iugures en china. De acuerdo con la conocida Amnesty Internactional Hoy en día, la situación en Xinjiang continúa siendo desoladora y las personas uigures y de otras etnias siguen siendo amedrentadas y recluidas forzosamente en centros de internamiento de manera sistemática.

La situación en Xinjiang es cada vez más conocida a nivel internacional. El pasado mes de junio un grupo interregional de 45 países, incluyendo a España, ha presentado una comunicación ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU resaltando la grave preocupación sobre las evidencias de crímenes de lesa humanidad en Xinjiang. Enviando un mensaje crucial a las autoridades chinas de que no se encuentran por encima del escrutinio internacional.

Por último, el lunes de esta semana, la prensa internacional, informó de las víctimas que dejaron las históricas protestas del fin de semana en China.

Dado su alcance territorial, esta ola de manifestaciones contra la política de cero covid parece la más importante desde las movilizaciones prodemocracia de 1989.

Te puede interesar:  SAG Biobío certifica embarque de vaquillas en pie con destino China

Con las calles custodiadas por la policía y la información en línea bajo censura, las autoridades chinas intentaron este lunes contener un movimiento de protesta de un alcance histórico, en el que la población reclamó el fin de las restricciones sanitarias por el covid-19 y más libertades.

El domingo recién pasado, multitud de ciudadanos, respondiendo a llamados lanzados por las redes sociales, salieron a manifestarse en ciudades como Beijing, Shanghai y Wuhan, donde corearon lemas c

omo: “¡Xi Jinping, renuncia! ¡PCC (Partido Comunista Chino) renuncia!” o “No a los confinamientos, queremos libertad”.

Dado su alcance territorial, esta ola de protestas parece la más importante desde las movilizaciones de 1989.

Protestas contra política cero covid en China se extienden a ciudades como Bejiing y Shanghái. El descontento social ha ido creciendo en los últimos meses en China, uno de los pocos países que continúa aplicando una estricta política contra el covid-19, denominada “cero covid”, que implica confinamientos masivos y tests PCR casi diarios.

La ira ciudadana también se vio atizada por el mortífero incendio ocurrido en Urumqi, capital de la provincia de Xinjiang (noroeste), ya que muchos sostienen que las labores de rescate se vieron entorpecidas por las restricciones impuestas contra el covid-19.

Como nuestro auditor puede ver, detrás de China, hay mucho más que muchos meros consumidores de productos chilenos  o exportadores de productos manufacturados baratos.

Hay familias enteras que sufren la más cruel de las persecuciones, que es la de ver que sus convicciones religiosas católicas no pueden ser transmitidas a sus hijos.

Hay miles de familias que viven bajo un confinamiento insoportable y que son reprimidas por el sólo hecho de salir de sus casas.

Hay pueblos enteros que sufren persecución de lesa humanidad por no dejarse absorber por los dictámenes marxistas del gobierno, como es el caso de los Iugures, confinados en campos de concentración y reducidos al estad de esclavitud.

Y todo esto pasa, mientras Ud. oye este programa.

Recemos para que se haga realidad el sueño apostólico del gran Santo jesuita, Francisco Xavier, patrono de las misiones que anhelaba la conversión a la Fe católica de esa gran nación.

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí