A casi un año del incendio forestal que arrasó con el 43 por ciento de la superficie total de la comuna- balneario y al propio Santa Ana de Caimaco, los vecinos del sector se pusieron de pie para realizar una nueva celebración, con más de 2 mil ejemplares salidos a la venta para deleitar a los asistentes.

Cinco días de felicidad y cuentas alegres alcanzaron a tener -el año pasado-, los vecinos de Santa Ana de Caimaco, luego de una exitosa versión de la Fiesta del Pastel de Choclo, precisamente, la primera luego de dos años de inactividad producto de la pandemia. Cinco días de completo optimismo, que terminaron de manera abrupta el 02 de febrero, cuando comenzó el incendio Santa Gertrudis, que arrasó con el 43 por ciento de la superficie total de Quillón, incluido Santa Ana de Caimaco, uno de los sectores más afectados.

“Vino el incendio y me quedé sin hogar, perdí todo. Con mi familia quedamos literalmente con lo puesto, tuve que ir a pedir ropa a un albergue y mi mamá quedó con secuelas, no aguanta ver fuego”, contó Mauricio Cea, habitante del sector.

Luego de casi un año, aún se ve la evidencia del incendio. Al transitar por los caminos de Santa Ana, son los propios árboles los que cuentan en silencio el sufrimiento de toda una población.

Instagram Bionoticias

Sin embargo, una nueva oportunidad llegó para los vecinos del sector, quienes vieron con optimismo el desarrollo de la quinta versión de la Fiesta del Pastel de Choclo Quillón 2024, a la que asistieron más de 7 mil personas a disfrutar del “Rey” de la gastronomía veraniega quillonina. El abanico culinario criollo incluyó costillares, choripanes, anticuchos, humitas y empanadas, entre otras delicias.

“Este tipo de actividades son primordiales para el desarrollo económico de cada uno de los sectores en que se desarrollan, especialmente de Santa Ana de Caimaco, que después del incendio se vio bastante afectado, con pérdidas materiales de viviendas, enseres, fuentes laborales, cultivos. Precisamente, estamos presentes también en esta fiesta del pastel de choclo con nuestro personal municipal y Conaf, realizando labores preventivas, entrega de folletería e información necesaria para que hechos como el ocurrido el año pasado no se repitan. Esta relación de la municipalidad con sus juntas de vecinos nos lleva a que todos los fines de semana tengamos actividades y, por ende, tengamos una recuperación económica y una activación de los distintos sectores en que se desarrollan los eventos”, indicó José Acuña, alcalde (s) de Quillón.

Te puede interesar:  Convenio entre la municipalidad de Quillón y la Universidad de Concepción busca ir en rescate de la cereza Corazón de Paloma

La quinta versión de la ya afamada fiesta quillonina contó con una dotación récord que superó los 2.000 pasteles de choclo, augurando el éxito de ventas y recordando las cuatro ediciones anteriores, cuando sencillamente los comensales se lo llevaron todo.

De todo Chile asistieron turistas a disfrutar de la celebración, organizada por la Municipalidad de Quillón, en conjunto con la junta de vecinos Santa Ana de Caimaco.

¿DULCE O SALADO?

Aunque aún no se puede determinar su lugar de origen exacto, el pastel de choclo es chileno por excelencia. De hecho, en la época de la colonia se comía este plato típico, que fusiona el pino español con la pasta de choclo chilena y se cree era preparado por cocineras mapuche en casas de colonos.

Al igual que con las humitas, el pastel de choclo tiene dos presentaciones que generan división: ¿Dulce o salado?

“Yo tengo la forma de preparar el pastel como me enseñó mi mamá. Un buen pastel de choclo debe tener un pino bueno y contundente, trozos de carne y de pollo grandes, aceitunas, huevo y al horno”, explicó Donatila Sepúlveda, dueña del local “Tilita”.

El tradicional corte de cinta dio por inaugurada la celebración, en los faldeos del cerro Cayumanqui y encabezada por el alcalde subrogante, José Acuña, parte del Concejo Municipal y el presidente de la junta de vecinos anfitriona, Eliseo Sepúlveda.

Cerca de una treintena de stands acompañaron la actividad central, que incluyó artesanías, productos de factura local, brebajes tradicionales y otras delicias gastronómicas.

“El pastel de choclo estuvo súper rico, a mí me gusta con azúcar, así que aproveché de echarle, pero también había tomate para los más salados. Muy linda la fiesta, buena la música y todo muy cómodo, además, ya que tenemos sillas, mesas y una carpa. Es primera vez que vengo a la fiesta y me voy con una sensación muy grata”, señaló Carolina Fuentealba, visitante de Hualpén.

CON LA CAMISETA PUESTA

Muchos de los asistentes a la Fiesta del Pastel de Choclo Quillón 2024 sabían de lo ocurrido hace casi un año atrás en Santa Ana de Caimaco y con más entusiasmo llegaron a disfrutar de la celebración, pero a la vez apoyar a los vecinos del sector. “Yo el año pasado estuve acá para los incendios y me tocó ayudar a familiares y amigos, después tuve que volver a mi casa, pero siempre pendiente de lo que ocurrió y ayudándolos como podía”, relató Ana Núñez, visitante de Santiago.

Te puede interesar:  XXIII versión de la fiesta del Choclo en Hualqui se realizará del 26 de enero al 4 de febrero

Uno de los stands de venta de pasteles y otros alimentos correspondió al Comité de Emergencia de Santa Ana de Caimaco, cuyos miembros recibieron el aporte de sus vecinos para levantar el puesto, vender y, lo recaudado, utilizarlo para la compra de herramientas e insumos que ayudarán en labores preventivas y de combate del fuego, en caso de un nuevo siniestro.

“Nuestro objetivo principal fue reunir fondos para agregar más cosas a las que nos ganamos en un proyecto, desarrollado con Fundación Caritas. Queremos comprar una sirena de emergencia, generadores y motobombas; todo lo que nos pudiera ayudar a enfrentar desastres. Durante el año y de forma permanente, nos han capacitado -Caritas y Conaf-, para estar más claros en cómo enfrentar un incendio como el del año pasado”, explicó Patricio Fuentealba, tesorero del Comité de Emergencias Santa Ana de Caimaco.

Conjuntos folclóricos y rancheros amenizaron la quinta versión de la Fiesta del Pastel de Choclo Quillón 2024, que se llevó a cabo hasta altas horas de la madrugada, coronando así la última celebración costumbrista del mes de enero y dando inicio al recambio de veraneantes en Quillón.

Lo cierto es que el escenario ya es distinto, los vecinos recibieron el nuevo año con mayor optimismo y hoy miran la tragedia como una pesadilla que el tiempo se encargará de borrar de sus mentes.

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Únete a nuestro canal de Telegram

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Baja la App de radiovioleta.cl para androide aquí

Baja la App de radiovioleta.cl para iPhone aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí