Por Valeria Cea

Chief Revenue Officer de Smart CFO

Vemos con mucha esperanza y alegría todos los esfuerzos que tanto el sector público como el privado han puesto por generar iniciativas que apoyen e impulsen el emprendimiento femenino, que se conmemoró el pasado 19 de noviembre. Sin embargo, al relacionarme con el entorno empresarial y emprendedor he visto cómo aún falta por emparejar la cancha en el sector laboral, ya sea de forma dependiente como independiente.

Uno de los datos más preocupantes postpandemia ha sido la dificultad para que las mujeres puedan incorporarse nuevamente al mundo laboral, constatando fuertemente el impacto de los estereotipos de género. En este sentido debemos hacernos cargo con urgencia de este tema entendiendo que, según un estudio de los ministerios de Economía, de la Mujer y la Equidad de Género, y Cadem, en pandemia la cantidad de mujeres que declararon tener un emprendimiento fue de un 24%, de los cuales el 53% se inició durante este período, principalmente por la necesidad de aumentar sus ingresos (50%) y por la necesidad de compatibilizar labores remuneradas y no remuneradas (24%).

Debemos trabajar como sociedad en generar más herramientas direccionadas a crear un ecosistema de apoyo a la mujer respecto a las tareas no remuneradas que cumple, así como también en los estereotipos de género que frenan o entorpecen la elección personal de desarrollo que deseen tomar, siendo el emprendimiento una de ellas.

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Te puede interesar:  Entregan $500 millones a emprendimientos liderados por mujeres en la región del Biobío

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí