Miles de estadounidenses han salido a las calles de Washington en la ‘Marcha por La Vida’ que se celebra cada año en la capital estadounidense con un mensaje de rechazo al aborto. 

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, proclamó la victoria del movimiento antiabortista en el país ante los miles de manifestantes de la llamada “Marcha por la vida” que cada año recorre Washington.

El político es el primer vicepresidente estadounidense en el cargo que lidera esta marcha, que celebró este año su 44 edición y tiene el impulso de organizaciones religiosas de todo el país.

El mensaje de Pence, un habitual de esta y otras marchas similares, fue que el movimiento antiabortista “está ganando de nuevo” en el país con la victoria electoral del presidente Donald Trump y el Congreso controlado por los republicanos.

“Él (Trump) me dijo que estuviera aquí con vosotros, que os agradezca el apoyo y la compasión que tenéis por las mujeres y niños de Estados Unidos”, afirmó, poco después de que Trump expresara su “apoyo total” a la marcha a través de la red social Twitter.

Trump tuvo que esforzarse en su campaña por despejar cualquier duda sobre su posición sobre el aborto, tras la apertura que mostró en el pasado, y logró pacificar a este sector prometiendo nominar jueces contrarios al aborto para el Tribunal Supremo y eligiendo a Pence como vicepresidente.

Pence es la garantía para los republicanos más beligerantes en temas sociales (aborto, matrimonio entre homosexuales): le avala su historial ultraconservador como congresista y como gobernador de Indiana (2013-2017).

Por eso, Trump le envió a él para blandir ante los miles de manifestantes la medida antiabortista que firmó en su primer lunes de trabajo: una orden ejecutiva que prohíbe el uso de fondos del Gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero.

Te puede interesar:  Docentes participan en diplomado de Mediación Cultural impartido por la Universidad de Chile

La siguiente victoria para el movimiento llegará “la próxima semana”, cuando Trump nomine, tal y como se espera, a un juez contrario al aborto para la sustituir al fallecido magistrado conservador Antonin Scalia.

Las buenas noticias para los antiabortistas seguirán llegando porque el Gobierno, remarcó Pence, “trabajará con el Congreso para terminar con la financiación del aborto y los proveedores de aborto con el dinero de los contribuyentes”.

“Y dedicaremos esos recursos a los servicios de salud para las mujeres en todo el país”, agregó.

“La vida (el movimiento antiabortista) está ganando en Estados Unidos y hoy es una celebración del progreso que hemos hecho. Este es un momento histórico en la causa de la vida”, dijo Pence, a la vez que urgió a los manifestantes a “continuar presionando” para “seguir ganando los corazones y las mentes de las siguientes generaciones”.

“No descansaremos hasta que restauremos la cultura de la vida en Estados Unidos”, prometió.

Antes de la aparición del vicepresidente y su familia, la asesora del magnate republicano Kellyanne Conway se presentó como “esposa, madre, católica, consejera del presidente y pro-vida” y anunció que “es un momento increíblemente prometedor” para el movimiento antiabortista.

“Os escuchamos, os vemos, os respetamos y estamos deseando trabajar con vosotros”, dijo Conway, ante un movimiento que se siente reivindicado por el nuevo Gobierno conservador tras ocho años de mandato del demócrata Barack Obama.

Había informaciones -no oficiales- de que Trump intervendría mediante una llamada en la marcha, pero finalmente no lo hizo y fue Pence quien dijo unas palabras en su nombre.

Otros presidentes republicanos, como Ronald Reagan (1981-1989) y George W. Bush (2001-2009), participaron con un mensaje no presencial en esta marcha.

Te puede interesar:  Storage approaches for College Students to Use

Se pudieron ver, además, imágenes muy poco habituales en Washington, como la de las numerosas monjas y sacerdotes que viajaron a la capital para la marcha.

Olivia, Elizabeth y Eliana viajaron desde Wisconsin (Medio Oeste) con su grupo parroquial, que se identifica por unos gorritos grises con pompón, para participar, a sus 15 años, en su primera marcha contra el aborto. “Venimos a defender el orgullo que tenemos por nuestras creencias”, dijo Olivia, que es católica.

Cuando se le pregunta si está en contra del aborto también en los casos de violación, se queda callada, mira a sus amigas, y balbucea: “creo que no tengo una posición sobre eso”.

Ivania, de origen costarricense y también católica, llegó en autobús desde Nueva Jersey con toda su familia para celebrar que “por fin” el movimiento tiene una Casa Blanca en sintonía con sus convicciones.
Fuente: http://www.20minutos.es/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí