En medio de una catástrofe generada por el incendio forestal más grande de la historia de Chile, nuevamente la comunidad de Curanilahue logró demostrar su gran espíritu de solidaridad y empatía con las familias que han perdido todo en pocos minutos. Mientras se despliega un vasto operativo de seguridad para extinguir, contener y controlar los múltiples focos que amenazan varias localidades de la zona centro sur del país, los Curanilahuinos sumaron esfuerzos recolectando ayuda social para brindar alivio a los más afectados.

Tras dos días de campaña comunal solidaria, una delegación de 16 voluntarios compuesta por funcionarios municipales, bomberos, microempresarios y vecinos con gran espíritu de cooperación, se trasladaron  150 kilómetros hasta Copiulemu y Quebrada de las Ulloa, donde procedieron a hacer entrega directa de las donaciones.

En el centro de acopio, con el apoyo de medios locales de comunicación, se logró conformar medio centenar de surtidas canastas familiares con alimentos básicos no perecibles, que se entregaron a igual número de familias en la devastada localidad, mediante sus dirigentes vecinales.  Hasta el lugar también se trasladó una carga de cerca de 2.000 litros de agua mineral, imprescindible en especial en la zona donde se atacan los frentes de fuego, para abastecer a bomberos, efectivos de las FFAA y brigadistas.

El aporte social contempló la donación de medicamentos, elementos de higiene, artículos de limpieza, pañales, calzado y ropa de diferentes tallas.

Patricia Pérez, Presidente de la Junta de Vecinos de Quebrada de las Ulloa mostró su reconocimiento por el gesto de la comunidad de Curanilahue. “Estamos agradecidos y muy reconfortados por la gran ayuda que nos han venido a dejar. En medio de tanto dolor y cuando no sabemos cómo empezar a reconstruir y recuperar la normalidad estos alimentos, el agua y el resto de los aportes significan un gran alivio, sobre todo para quienes quedaron de brazos cruzados y solo con lo puesto tras el devastador incendio”.

Te puede interesar:  PDI del Biobío entregó recomendaciones para evitar incendios forestales

Por su parte Magdalena Vásquez, dirigente vecinal de Copiulemu, sostuvo que “agradecemos al alcalde de Curanilahue, al municipio, las radios,a toda la comunidad que colaboró para acercarnos este aporte, que nos da esperanza y fuerza para salir adelante. Estamos colapsados por los frentes que aún están activos, estamos muy contentos con esta ayuda y garantizaremos que las cosas llegarán a quienes realmente lo necesitan”

Erwin Gajardo, Asistente social de la Dirección de Desarrollo Comunitario del Municipio de Curanilahue, señaló que “es un agrado haber formado parte de esta delegación, con colegas y voluntarios representantes de la comunidad. Estaremos presente en la medida que sea necesario y tengamos oportunidad, aportando un granito de arena para dar una mano a quienes hoy sufren una inesperada crisis en su vida, hay gente que en cuestión de segundo perdieron todo, su casa, sus muebles, su fuente laboral. Es algo terrible y no estamos indiferentes al dolor de nuestros hermanos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí