Director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Juan Ladrón de Guevara.

El negocio de la polinización en Chile es cada día más profesional, rentable, y contribuye a reducir la mortalidad de las abejas melíferas. La implementación de un Acuerdo de Producción Limpia (APL) permitió dar un gran paso en la actividad de 176 apicultores, desde la Región de Coquimbo hasta la del Bío Bío, con la certificación por parte de la nueva Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático.

El cumplimiento del 100% de las metas del Acuerdo suscrito en 2013 por el ex Consejo Nacional de Producción Limpia y la Corporación Apícola de Chile ha contribuido a mantener las abejas más saludables,  generando una mayor oferta de colmenas  con los estándares adecuados para prestar un correcto servicio de polinización,  y ha formalizado el rubro asegurando contratos que establecen compromisos entre apicultores y agricultores.

Estos apicultores certificados vieron incrementar el número de las colmenas, pasando de un total estimado de 33.000 en el período 2015-2016 a 36.800 dedicadas a la polinización para la temporada 2016-2017. Al tiempo, se logró el aumento de un 74% de las colmenas  contratadas y  un 38% en el ingreso facturado del sector en el período 2015-2016, de un promedio de $6.519.835 a $9.003.034.

Otro de los impactos de la Producción Limpia es la significativa reducción de la mortalidad.  La estandarización y manejo sanitario permanente, una mejor comunicación entre apicultor y agricultor  respecto a la aplicación de pesticidas o agroquímicos, mejoras en los procesos de carga, transporte y descarga de las colmenas desde el apiario hasta la plantación, han permitido evitar las pérdidas de las abejas por asfixia, intoxicación, escapes o daños de los cajones.

Te puede interesar:  ProChile difundió en Los Ángeles el Concurso Silvoagropecuario

En el marco de la ceremonia de certificación del Acuerdo realizada en el Centro de Transferencia Tecnológica Apícola de Buín, el director ejecutivo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Juan Ladrón de Guevara, destacó que las metas alcanzadas en el APL contribuyen a “reducir dramáticamente las brechas de este eslabón tan fundamental para la producción de frutas, hortalizas y semillas”.  

Añadió que “con este acuerdo todos ganan y espero que los apicultores reciban los beneficios de una economía que está pensada para producir fruta o semilla de calidad y exportable. Queremos que los beneficios lleguen a todos quienes participan en la cadena y sea lo más equitativa posible”.

Ladrón de Guevara dijo además que la Agencia está comprometida en ir sumando a un mayor número de prestadores de servicio de polinización, que ya han mostrado un alto interés en instalar estos estándares, por el bien de la actividad y la agricultura.

Como depositaria de la vasta experiencia que legó el Consejo Nacional de Producción Limpia, entidad que llegó a su término en 2016, la nueva institucionalidad continuará impulsando alianzas público privadas para el desarrollo de acuerdos de producción sustentable que permitan elevar los estándares e implementar tecnologías limpias en las empresas chilenas.

Según Patricio Madariaga, presidente de la Corporación Apícola de Chile, más del 50% de los apicultores certificados se dedican exclusivamente al servicio  de polinización y aseguró que con el tiempo un 70 u 80% estarán dedicados a este trabajo.

 “El cambio climático está afectando fuertemente a la apicultura y hay que adecuarse a los tiempos. Cada año cuesta sacar miel,  no sabemos en qué época alimentar, lo que requiere mayor preparación y esta certificación significa profesionalizar el oficio”, estimó el dirigente apícola.

Te puede interesar:  Iniciativa INIA-FIA apuesta por desarrollar atrayente artificial para manejar la polinización y mejorar cultivo en paltos

Para Patricia Aldea, directora de CEAPIMAYOR, entidad que brindó asesoría técnica al APL, la iniciativa ha servido para establecer un buen trabajo colaborativo. “Esta certificación les va a asegurar mejores precios en el futuro y también contratos seguros. Esa inestabilidad que usualmente tiene el apicultor, que no sabe si va a vender miel, si va a producir o si va a prestar servicio de polinización, se va a ir reduciendo.”, señaló.

Por su parte, la seremi de Agricultura de la Región Metropolitana, Fabiola Freire, dijo que el certificado le otorga mayor valor a los servicios de polinización y reduce las desigualdades del sector. “La apicultura es uno de los rubros más importantes para nuestro Ministerio, por  el valor que tiene no sólo para la producción sino por los beneficios para el medio ambiente.  Después de los incendios forestales, estamos haciendo un programa de reforestación  y precisamente la apicultura es uno de los rubros que se verá favorecido”, puntualizó la autoridad regional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí