Ariel Benzaquen, country manager de Cushman & Wakefield.

Por Ariel Benzaquen, country manager de Cushman & Wakefield.

Tras declararse en quiebra en EEUU, WeWork anunció que en principio no afectaría  la operación en Chile ni en otros países de Latinoamérica, pero se hace necesario revisar si el modelo se reinventará para atraer nuevos usuarios. Pese a que el espacio de trabajo flexible sigue siendo una opción atractiva para empresas en fases iniciales o en transición, ya que permite eludir altas inversiones de capital en la habilitación de oficinas tradicionales, la incertidumbre creada por la situación financiera de la compañía pionera en el coworking, podría llevar a algunas empresas actualmente usuarias o que estaban evaluándolo, a explorar alternativas más seguras. En este contexto, se presenta una oportunidad para los demás actores de este mercado.

Aún hay muchas empresas definiendo su modelo de trabajo una vez que los sistemas híbridos o homeoffice ya han pasado a formar parte de la cultura empresarial, y es ahí donde el cowork tiene mucho que decir. Por lo pronto, lo que sí sabemos, es que al cierre del tercer trimestre de este año la demanda por oficinas Clase A se triplicó comparado con 2022, lo que demuestra que la reocupación de espacios de trabajo siguen recuperándose.

Si pensamos el futuro del mercado, proyectos de uso mixto, que integran oficinas, servicios, comercio y residencial, emergen como un modelo muy interesante, ya que para el inversionista significa diversificar el riesgo, mientras que para los usuarios trae comodidad y ahorro en traslados, que con todos sus efectos colaterales, permite soñar con una ciudad más amable.

Instagram Bionoticias

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Únete a nuestro canal de Telegram

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Baja la App de radiovioleta.cl para androide aquí

Baja la App de radiovioleta.cl para iPhone aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí