Kemy Oyarzún

Coordinadora del Programa Doctoral de Estudios de Género de la U. de Chile, que apoya candidatura presentada por la U. Central

Coordinadora del Programa Doctoral de Estudios de Género de la U. de Chile

Ganadora del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en el año 2008, Carmen Berenguer es exponente obligada de la poesía chilena a partir de la publicación de Bobby Sands desfallece en el muro, 1983, Huellas de siglo, 1986 y A Media Asta, 1988, sus tres primeros libros, escritos en dictadura. Años duros: censura, precario mercado editorial, circulación restringida, crítica indiferente, lectores dispersos.

Su primer texto, publicado artesanalmente circuló profusamente hasta su edición definitiva 20 años después. Allí, Berenguer, inscribe la rebeldía suicida del poeta Bobby Sands y marca nuevas complicidades transnacionales: Irlanda, Santiago de Chile. Huelga de hambre en Belfast. Huelgas de hambre en Chile. Desde entonces, obstinada e ininterrumpidamente, Carmen Berenguer despliega una producción deseante y rupturista, fronteriza y polifónica, en los circuitos monocordes de la postdictadura, develando aristas insospechadas de lo literario cuando éste encarna las diferencias poéticas, políticas y sexuales. Entonces, la lengua transita hacia lo existente; engarza con la oralidad y las trastierras de nuestras ciudades. Desde allí, su verbo poético se actualiza en los movimientos callejeros y en los despoblados, en las poblaciones y en los movimientos universitarios de los 80.

Luego vendrían Sayal de pieles (1993) y Naciste pintada (1999), en tanto “Santiago Punk” se urdía en lo performativo y rockero. Sayal de pieles, su cuarto poemario, es habla anónima, advenediza; desnaturaliza las identidades, el racismo, la homofobia en la era del SIDA, las cosméticas pos dictatoriales. En Naciste Pintada las casas son espacios públicos, espejean la historia de la nación. Berenguer re-elabora poéticamente lo nacional y lo genérico sobre los pliegues y repliegues de la memoria. Por ello, es poesía que se autocuestiona y parodia a partir de inflexiones críticas propias de nuestras modernidades periféricas.

Te puede interesar:  El Evangelio de Hoy Domingo 29 octubre 2017

Sus textos no declinan dicotomías. Ni apocalipsis, ni facilismo de integración. Ni McOndo, ni elitismo. Reposiciona lo privado y lo público, la oralidad y la escritura, el cuerpo y las verbalidades, lo poético y lo coreográfico, las ciudanías corporales y artísticas. Carmen Berenguer encarna una tenaz búsqueda de sentido y valor para alterar la circulación textual, los tráficos sexuales y raciales. A más de treinta años de la publicación de su primera obra, es enunciación sitiada y situada aquí, donde el hipermercado banaliza lo literario y lo crítico, arrinconando las humanidades y las ciencias sociales.

Desde ese descampado, Berenguer ha construido un lugar singular: poeta recolectora de materiales múltiples, de sujetos y hablas descarriadas. En esas zonas culturales su poesía ocupa reconocida cartografía. Desde allí, construye ciudadanías propias y ajenas colaborando con la academia más crítica, oficiando desde la Sociedad de Escritores y Escritoras de Chile para expandir las actorías poéticas a las mujeres, a las disidencias mestizas, a los pueblos originarios. Su accionar, su compromiso y su textualidad claman insistentemente por un derecho autonómico en suspenso.

Carmen Berenguer es hoy una poeta legitimada fuera de Chile. Su voz de mujer habla desde las resistencias. Verbalidad para ser oída y vivida; oralidad huidiza, revitalizada por el uso del fragmento, por el juego gozoso del decir por decir, al rescoldo de lo ético-político. El Premio Nacional de Literatura cuenta en Chile escasamente con tres escritoras desde el momento de su institución en 1945. Es hora de premiar a una poeta cuyo ejercicio muestra la fricción de lo literario con el tatuaje del marketing, pero que además exige, insobornable, subjetividades receptoras más dispuestas y expuestas, cómplices de su arrojo ético, estético y ciudadano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí