También se fiscaliza la exportación de fruta que se efectúa en frigoríficos, donde se pueden dar trastornos musculo-esqueléticos.

A la fecha en la provincia de Biobío no se han registrado sumarios sanitarios contra empresas por incumplimientos graves respecto a este rubro productivo, pero si se han dejado observaciones por omisiones puntuales, que son subsanadas en pocos días por las hortofrutícolas.

La Unidad de Salud Ocupacional de la Delegación Provincial de la Seremi de Salud Biobío, desde septiembre que realiza constantes fiscalizaciones a empresas y predios hortofrutícolas, especialmente a partir de enero, donde se intensifica este proceso productivo. Mirna Gutiérrez, encargada de la Unidad, dijo que hasta marzo realizan muchas fiscalizaciones a hortofrutícolas, momento en que hay mayor cantidad de trabajadores agrícolas de temporada, quienes pueden estar expuestos a rayos UV y a plaguicidas.

La profesional de la autoridad sanitaria señaló que existen 4 protocolos específicos que se controlan en las fiscalizaciones; uso de plaguicidas, exposición de trabajadores a radiación UV, trastornos musculo-esqueléticos -especialmente para los trabajadores que hacen packing- y riesgo psicosocial. En ese sentido Gutiérrez indicó que hasta el momento las empresas están cumpliendo, aunque hay algunas falencias que han podido detectar especialmente sobre acciones que las hortofrutícolas dicen cumplir -como capacitaciones, entrega de elementos de protección personal- pero al momento de la fiscalización no se encuentra la evidencia física, ante lo que se les da un plazo perentorio de 1 a 2 días, para su cumplimiento.

Sobre la seguridad de los trabajadores, la autoridad sanitaria fiscaliza que las empresas le provean de los elementos de protección personal; en el caso de radiación UV, polera manga larga, gorro tipo legionario que proteja orejas y cuello, y bloqueador solar. Además los trabajadores deben tener aprovisionamiento de agua para consumo, baños a menos de 75 metros, y comedores. En el caso de uso de plaguicidas se exige que los trabajadores que los aplican, cuenten con la inducción para ello, y medidas de protección en manos, ojos y vías respiratorias.

Te puede interesar:  Gobierno y transportistas acuerdan trabajo conjunto, apoyo a víctimas y retomar mesa con forestales

Respecto a esto, la encargada de la Unidad de Salud Ocupacional, manifestó que han podido pesquisar que empresas que en toda su historia han tenido aplicación de químicos, están optando por medidas más amigables con el medio ambiente, como fertilizantes o insecticidas orgánicos, por lo tanto para la Autoridad Sanitaria es muy grato porque no ponen en riesgo la salud de los trabajadores.

En el tema hortofrutícola, junto con las faenas de cosecha, también se fiscaliza la exportación de fruta que se efectúa en frigoríficos, donde se pueden dar trastornos musculo-esqueléticos, porque además del trabajo repetitivo y movilización de carga pesada, está la exposición constante al frío. En ese sentido la evaluación es positiva, porque las empresas estarían desarrollando medidas de mitigación a estos problemas, como la realización de pausas activas y rotación de labores de los trabajadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí