Disminución de los ingresos familiares, mayor desempleo, más restricciones para acceder a crédito y un creciente pesimismo empresarial y de los consumidores aparecen como las principales razones del menor crecimiento que espera la construcción este 2016.

En tanto, el gremio prevé que este año termine con una tasa desempleo nacional de 8,5% y de 10,5% en el caso del sector construcción.

Un crecimiento anual prácticamente nulo (0,1%) es el que exhibiría la inversión en construcción este 2016, según el informe de Macroeconomía y Construcción (MACh) Nº 44, dado a conocer esta mañana por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). Y si bien esta cifra podría fluctuar en un rango entre -1,9% a 2,1% anual, tal como lo proyectó el gremio hacia fines del año pasado, los cierto es que hoy el escenario negativo es el que con mayor probabilidad podría terminar por materializarse.

“Nuestro escenario base es que la inversión inmobiliaria no contrarrestará la caída de la inversión en infraestructura, tanto pública como productiva privada, que explica cerca de dos tercios de la inversión total en construcción. Pero ahora se agrega un contexto bastante más desfavorable, caracterizado por una disminución de los ingresos familiares, mayor desempleo, más restricciones de acceso al crédito y un creciente pesimismo empresarial y de los consumidores”, explicó el gerente de Estudios de la CChC, Javier Hurtado.

Asimismo, el informe MACh estima que la tasa de desempleo a nivel nacional aumentará hasta bordear el 8,5% al cierre de 2016. En tanto, para el sector de la construcción se espera que finalizado el año 2016 el desempleo alcance cifras en torno al 10,5%, lo que se mantendría durante 2017, llegando incluso a 10,8% durante el cuarto trimestre del próximo año.

Te puede interesar:  Estudiantes toman el control de las redes sociales de Santo Tomás Los Ángeles

ANÁLISIS POR SUBSECTORES

El informe MACh destaca, en el caso de la vivienda pública, que del total de subsidios DS 49, otorgados entre el año 2012 y marzo de 2016, el 64% ha sido efectivamente pagado. En el caso del subsidio DS 01, su tasa de ejecución es aún menor, llegando a 57% en el período 2011-2015.

Por su parte, el Programa Extraordinario de Reactivación (DS 116) tiene un 94% de ejecución a nivel nacional y en cuanto al Programa de Integración Social y Territorial (DS 19), dado a conocer recientemente, sus efectos en materia de inversión y empleo sólo se apreciarán el próximo año. 

En el ámbito de la vivienda privada, se puede observar una contracción que se profundizará, cerrando el 2016, con una caída en la venta de viviendas privadas de 36% a nivel nacional y 50% en Santiago, principalmente, por las mayores restricciones de acceso al financiamiento y menor poder adquisitivo de las familias, en el caso de la ciudad de Los Ángeles, se observa el mismo comportamiento nacional, donde la venta de viviendas ha presentado una tendencia a la baja respecto a los últimos 3 bimestres.

Si se analiza la inversión en infraestructura pública, se tiene que a marzo de este año, sólo el 18% de los recursos ejecutados financió nuevas obras, lo que sin duda tiene un efecto en la actividad actual y futura de este subsector, destacando, el importante aumento en los últimos años de los fondos públicos destinados a regiones.

Por su parte, en materia de concesiones, la cartera actualmente en ejecución corresponde a 10 proyectos por US$ 3.279 millones. De éstos, durante este año se desembolsarán en concesiones

Te puede interesar:  Complejo Asistencial realiza segundo procuramiento de órganos efectivo del año

US$ 743 millones.

Respecto de la inversión esperada en infraestructura privada, si bien las empresas manifiestan un desembolso de US$ 7.314 millones durante este año, al analizar en detalle dicha información, se observa que un porcentaje mayoritario de esta cifra corresponde a proyectos que se están construyendo o han finalizado. Debido a lo anterior, estimamos que la inversión en infraestructura privada aún presenta sesgos a la baja, cifra que asciende a US$ 6.161 millones en 2016.

Mientras, en el caso de los proyectos por ejecutar, se observa que la mayoría corresponde al sector energía, con una probabilidad de ejecución baja.

Finalmente, el MACh, analiza los principales riesgos para la inversión en construcción para el año curso, donde destacan la elevada incertidumbre en torno a las perspectivas de crecimiento mundial, principalmente de países socios comerciales con Chile, las condiciones crediticias restrictivas tanto para los hogares y las empresas del sector, así como, el persistente deterioro de la confianza de los consumidores y empresarios, constituyen un riesgo para el desempeño futuro de la economía y la actividad sectorial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí