Un positivo balance del reciente año ofreció esta valiosa colaboración privada-pública, que desde el 2018 integra a la empresa Colbún, municipios y vecinos de la provincia de Biobío y el apoyo de Huella Local.

Nuevas sedes sociales, pavimentación de calles, mejoramientos de plazas y ampliaciones de infraestructura son algunas de las obras que se entregaron en 2023 en el marco de la alianza “Energía que deja Huella”, que articula a la empresa Colbún, los equipos municipales y vecinos de Antuco, Quilleco, Santa Bárbara, Quilaco y Alto Biobío (liderados por sus alcaldes y Secretarías de Planificación), y la organización Huella Local.

Y tal como ha sido la tónica desde 2018 —cuando se formalizó esta experiencia de colaboración y gestión privada-pública— todas estas iniciativas fueron formuladas a través de un inédito modelo de cooperación e involucramiento con el entorno, que asegura un alto impacto social de cada iniciativa.

En primera instancia, Colbún aportó con un monto inicial para el proceso de diseño de cada propuesta (una etapa que contempló la participación de la comunidad desde el primer momento). Tras esta fase de planificación —ejecutada por los equipos municipales de cada comuna en conjunto con Huella Local— se procedió con el proceso de postulación y adjudicación de fondos públicos (del Gobierno Regional, Subdere, Ministerio de Vivienda y Urbanismo, entre otros) para continuar con la construcción de cada proyecto.

Instagram Bionoticias

Para el subgerente de Asuntos Corporativos de Colbún, Julián Perret, resultan tremendamente satisfactorios los logros de la alianza en estos más de seis años. “La necesidad de los municipios de desarrollar más musculatura para diseñar carteras de proyectos para postular a fondos públicos constituyó un diagnóstico acertado y compartido. Por ello ‘Energía que deja Huella’, alianza que propuso una solución de trabajo colaborativo entre la municipalidad, Huella Local y la empresa, que suplementó horas de especialistas bajo un esquema de coordinación y participación, ha sido muy efectiva para lograr obras que mejoran la calidad de vida de los habitantes de las cinco comunas”, expresó.

Mejorando el entorno y la calidad de vida

Te puede interesar:  Quilaco celebró a lo grande sus 263° años de su fundación

En la comuna de Antuco, se ejecutaron dos iniciativas de interés para la comunidad, como el parque de acogida al visitante de Villa Las Rosas y la Sede social Población Baeza. En Quilleco, en tanto, finalizaron las obras reposición de veredas y construcción de pavimentos; el mejoramiento de la Plaza Diego Portales; y la instalación de señaléticas urbanas viales.

El aporte de “Energía que deja Huella”, en Santa Bárbara, se materializó con la inauguración de la Avenida Nueva 1 Etapa 2, que recorre el sur de la comuna y que desde octubre del año pasado se llama “Alcalde René Contreras Gatica” (en honor a un exedil bastante recordado por sus habitantes).

En Quilaco, por su parte, se celebró la esperada concreción de la Sede social Bellavista y la ampliación de las dependencias de su biblioteca municipal.

Es menester consignar que, desde 2018, esta alianza ha permitido diseñar 101 proyectos de alto impacto social, los cuales han logrado la adjudicación (con convenios de transferencia firmados) de $8.604.195.724. En esa misma línea, el total de iniciativas diseñadas —gracias el trabajo mancomunado entre la empresa, los equipos municipales, las comunidades y Huella Local— presentan una inversión pública proyectada de $12.714.642.562.

“El proceso para lograr la aprobación, financiamiento y posterior ejecución de las iniciativas es un camino largo, lleno de dificultades que no son visibles para quienes no están familiarizados con las tareas de gestión y desarrollo de proyectos públicos. Por este motivo es muy satisfactorio recorrer las obras que son ejecutadas y que finalmente cumplen su función en servicio de la comunidad. Hay motivos suficientes para sentir orgullo por los frutos de esta virtuosa alianza”, comentó el director Zona Sur de Huella Local, Javier Vergara.

Colaboración fuera y dentro de la cancha

Te puede interesar:  Primeras comuniones parroquia Nuestra Señora de Las Mercedes, Quilleco

Días atrás, en la comunidad de Ralco Lepoy, en Alto Biobío, se llevó a cabo un hito que también puso en valor la potencialidad de alianza entre Colbún, el municipio, y Huella Local. Se trató del inicio de construcción de la nueva cancha de pasto sintético de la localidad cordillerana, que reemplazará al antiguo espacio de tierra y piedra donde se disputaban los partidos de fútbol.

Este nuevo lugar, que mejorará la realidad del lugar y fomentará la práctica del deporte en la comunidad, fue diseñado en el marco del mismo trabajo asociativo entre Colbún, el alcalde Nivaldo Piñaleo y sus equipos municipales de Alto Biobío, vecinos y vecinos del sector cordillerano, y Huella Local.

En este sentido, la máxima autoridad municipal de Alto Biobío, Nivaldo Piñaleo, afirmó que “este proyecto fue planteado por la comunidad y los clubes deportivos y, gracias a la inversión de 710 millones de pesos y el apoyo técnico de Huella Local, el día de mañana tendremos una cancha de pasto sintético, con protecciones en su cierre perimetral, galerías mejoradas, y arcos renovados”.

Tras ser aprobado técnicamente, el proyecto accedió a financiamiento por alrededor de 700 millones del Gobierno Regional del Biobío, entidad que actualmente ejecuta el “Plan 50 canchas” a lo largo y ancho de sus tres provincias.

“Hay una sinergia en cuanto a las manos y voluntades para desarrollar este proyecto, porque el municipio lo levantó, la empresa privada Colbún —a través de Huella Local— le dio una asistencia técnica, y nosotros, desde el Consejo Regional del Gobierno Regional lo aprobamos”, recalcó el encargado regional del “Plan 50 Canchas” del Gobierno Regional, Juan Quilodrán.

#EnergíaQueDejaHuella #ImpactoSocial #ProyectosSociales #ProvinciaBiobío #Alianza

Síguenos en Redes Sociales:

Descarga nuestra App:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí