Inicio / Agricultura / Jóvenes quilloninos dejan la ciudad para cultivar su futuro en el campo
Se fueron a las grandes urbes nacionales, pero su amor por la agricultura los llevó de vuelta al Valle del Sol. Se trata de un grupo de nueve productores que se asociaron para crear Raíces del Sol, la incipiente alternativa a la nueva agricultura.

Jóvenes quilloninos dejan la ciudad para cultivar su futuro en el campo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Vivir en el campo y trabajarlo ya no es una tradición que se pase de una generación a otra, más bien la costumbre en los últimos 20 años ha sido que los hijos dejen sus hogares para buscar el futuro en la ciudad. Estudiar en una universidad o instituto es el ideal que todo padre quiere para sus hijos y en la zona rural no es la excepción, por lo mismo, son los propios progenitores los que instan a sus retoños a alejarse del rastrillo y el azadón.

Sin embargo, un grupo de nueve jóvenes sub 40 de Quillón quiso romper con la regla y utilizar la experiencia citadina para volver a levantar sus terruños. Con vidas distintas, los unió su amor por el campo y el afán emprendedor que caracteriza a las personas de su edad. Gracias a Prodesal vieron una oportunidad en asociarse y crearon Raíces del Sol, una empresa productora de hortalizas que pretende transformarse en referente del mercado agroalimentario.

“Siempre me ha gustado el campo, aquí (Huenucheo) me crié. Me fui a trabajar a otros lugares fuera de la región, pero me picó el bichito de por qué no estar trabajando en mi propia tierra y así fue como volví y hoy estoy encantada. En la sociedad que formamos somos todos jóvenes convencidos de que de la tierra sí se puede vivir y sólo hay que saber trabajarla, además, si no hay jóvenes en el campo, el día de mañana las producciones van a bajar y eso es lo que no tiene que pasar, se necesita alimentación y ésta no puede bajar”, explicó la agricultora Lilian Muñoz.

Hasta hace seis meses, este grupo de productores sólo aspiraban a vender sus hortalizas en ferias libres de Quillón, Cabrero y Yumbel; o bien llevar sus productos a la Vega Monumental. No obstante, después de asociarse su visión ha ido más lejos y quieren entrar a los mercados grandes como abastecedores, por ejemplo, de la Junaeb. Además, para cada uno por sí solo es difícil conseguir proyectos o capacitaciones por ser, muchos de ellos, arrendatarios de terrenos; algo que sí se puede estando asociados.

“Nuestro objetivo general es permanecer en el campo y que otros jóvenes se queden también acá. La idea es darle la oportunidad, más adelante, a otros para que puedan ser nuestros proveedores o bien trabajen con nosotros. Nuestro objetivo es llegar a vender a locales establecidos más grandes como supermercados o quizás directamente a la Junaeb que trabaja con la agricultura familiar campesina”, señaló Karen Aguilera, socia de Raíces del Sol.

LO MEJOR DE LO MEJOR

En Quillón, un total de 438 agricultores pertenecen a los programas Prodesal que allí se desarrollan, de los cuales sólo 35 son jóvenes hasta los 45 años. Gran parte de los más de 400 son personas de la tercera edad, quienes ya entrados en años dejan de trabajar la tierra para descansar y terminan vendiendo sus terrenos, ya sea para parcelas de agrado o para la industria forestal. “El mundo rural siempre ha estado estigmatizado como que da mala calidad de vida y que se trabaja duro y se gana mal. Con eso es lo que queremos terminar nosotros, porque no es verdad. Si uno aprende a trabajar la tierra como corresponde no tendrá que sobresforzarse. Actualmente, todo está más tecnificado y existen tecnologías para el cultivo. En nuestro caso, hemos recibido asesorías técnicas y especializadas de Indap y Prodesal para obtener mejores productos”, contó Francisco Espinoza, socio de Raíces del Sol.

Lechugas, tomates, acelgas, coliflor, repollo, brócoli y un sinnúmero de frutas, entre otros; son parte de la variedad de hortalizas que ofrece Raíces del Sol. Todos productos frescos, libres de transgénicos y de alta calidad.

“Nosotros como Prodesal estamos enfocados en el trabajo con los jóvenes y apoyando la asociatividad. Estamos muy comprometidos como programa, apoyándolos con proyectos, asesoría técnica, gestionando giras, conociendo nuevos emprendimientos e incentivándolos a ellos y otros jóvenes para que se queden en el campo. Los jóvenes son el futuro de la agricultura, vienen con nuevas fuerzas, más ánimo e ideas de tecnología para seguir trabajando la tierra”, indicó Patricia del Campo, coordinadora Prodesal de Quillón.

Sin duda, el impulso que están dando los jóvenes a la nueva agricultura en Quillón está generando altos beneficios. Potenciar este trabajo se ha transformado en uno de los objetivos de la Municipalidad local, que ha estado alerta ante la baja que se ha producido en materia agrícola. No obstante, la solución ha llegado casi por sí sola.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Lea también...

Actividad Económica de la Región del Biobío creció 1,0% en el trimestre julio-septiembre de 2017

        En el trimestre julio-septiembre de 2017, la Región del Biobío presentó un aumento de 1,0% …

Ministro Undurraga destaca histórico acuerdo para el uso eficiente y sustentable de aguas del Lago Laja

        “Estamos muy contentos y orgullosos de firmar este histórico acuerdo para el uso de aguas …

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Specify Twitter Consumer Key and Secret in Super Socializer > Social Login section in admin panel for Twitter Login to work

Specify LinkedIn API Key in Super Socializer > Social Login section in admin panel for LinkedIn Login to work

Specify GooglePlus Client ID in Super Socializer > Social Login section in admin panel for GooglePlus Login to work

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *