Inicio / Cartas al Director / La política de alianza de la Izquierda en la coyuntura

La política de alianza de la Izquierda en la coyuntura

Por Francisco Laporte Derves

No descalifiquemos, a quienes se alían con el Gobierno para avanzar en su contrarreforma y la mantención del orden establecido. No son traidores, son lo que son, y punto.

La DC es un partido político cuya posición en política, es de centro. Ellos no están por definirse enteramente por posiciones que terminen con los privilegios de los ricos; sólo se atendrán, en el mejor de los casos, a aminorar los efectos negativos del modelo. Es por eso que en un momento, aparecen favoreciendo posiciones de la izquierda y en otros favorecerán las posiciones de los privilegiados.

No hay más que recordar que el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, desarrolló un programa que iba en general, en la dirección correcta: Reforma Agraria y “chilenización” del cobre, por ejemplo; pero en su conjunto favorecía la política yanqui de la “Alianza para el Progreso” y la mantención de los privilegios de los poderosos internos aliados con ella. Su mayoría se alía a la derecha contra las reformas revolucionarias del Compañero Salvador Allende, tanto que su principal núcleo dirigente apoyó sin restricciones el Golpe de Estado.

Es cierto que hacia el final de la dictadura se alían con la izquierda a fin de terminar con ella; pero, esa alianza con la significó esa perversa salida negociada con los poderes fácticos de la derecha, para no tocar sus privilegios y mantenerlos hasta hoy.

Ya se vio que en los gobiernos de la Concertación y, especialmente, durante los gobiernos de Michelle Bachelet, significaron un claro freno a toda reforma que tocara los intereses de los poderosos y las reformas a que aspirábamos desde el lado de los desposeídos y lo seguirán siendo porque es su naturaleza.

El error es de la izquierda que creyó que porque, en su momento, la DC estuvo por una alianza con ella, eso la ponía en una posición progresista per se.

Eso, sin embargo, no los hace más perversos que quienes, militando en partidos de izquierda o diciéndose de izquierda, favorecen las posiciones reaccionarias. A éstos hay que pasarles la cuenta. Al centro hay que tomarlos como inventario al momento de que decidan apoyar algo de nosotros y punto. (Esto es válido también para el Partido Radical y todo partido que doctrinariamente se ponga en una posición centrista o eclécticos. “Ud. no es ná, no es chicha ni limoná” dice Víctor Jara).

Es por eso que estoy por una política de alianza que asumiendo que la izquierda es minoría en este momento, genere un amplio consenso entre los partidos desde el PPD a la izquierda sobre una propuesta clara, con objetivos y programa propio, que por su claridad pueda ser comprendido por nuestro pueblo y los lidere en su lucha por la construcción de una sociedad mejor.

A partir de ese programa se pueden establecer alianzas de corto plazo, obtener votación puntual para determinados aspectos de la política de derecha. Acuerdos formales: electorales u otros que vayan paulatinamente terminando con este perverso sistema social inventado por la derecha internacional y sus centros de poder y olvidémonos de constituir una alianza política seria con ellos.

(Visited 13 times, 1 visits today)

Lea también...

El Evangelio de Hoy Domingo 19 enero 2020

Jn 1,29-34 Este es el testimonio de Juan Para todos es claro que el Evangelio …

La desescolarización que se viene

Por Liliana Cortés, directora de fundación Súmate El profesor Paul González, del colegio de reingreso …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *